“Pido apoyo en Puerta del Carmen, nos están balaceando”. Son las palabras desesperadas por radio de un agente estatal de los 13 policías que fueron acechados y acribillados en el Estado de México el 19 de marzo. Los audios por radio permitieron documentar la emboscada.

El próximo 30 de abril vence el plazo de 150 días para que la Comisión de la Red Integrada Nacional de Radiocomunicación emita y apruebe los protocolos, lineamientos técnicos y modelos de convenios de colaboración y coordinación para dicha red de radiocomunicación de seguridad pública, protección ciudadana y comunicaciones de misión crítica (servicios prioritarios de seguridad pública).

En este mismo espacio informé que el 30 de noviembre de 2020 el presidente López Obrador publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo para la conformación, desarrollo, modernización y actualización de la Red Integrada Nacional de Radiocomunicación (RINR), en sustitución de la obsoleta Red Nacional de Radiocomunicación (RNR) creada en 1999.

La Comisión de la RINR se creó para dar seguimiento a ese objetivo, integrada por las secretarías de Seguridad y Protección Ciudadana (que la preside), de la Defensa Nacional, Marina, la Guardia Nacional y la Coordinación de Estrategia Digital Nacional de la Oficina de la Presidencia de la República.

La nueva RINR (que en realidad todavía no está integrada) está compuesta por las redes de radiocomunicación de seguridad pública de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal.

La idea es que también se integren las 32 redes estatales de radiocomunicación y se logre la tan esperada coordinación y comunicación entre las agencias de seguridad pública de los tres órdenes de gobierno y la interoperabilidad de sus redes en beneficio de los usuarios de las mismas (policías) y de la población.

A pesar del confinamiento por la pandemia, la incidencia delictiva y la percepción de inseguridad no han tenido una reducción significativa. Los Estados de México y la Ciudad de México son las entidades donde se cometen más delitos, según las estadísticas mensuales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, entidad que debiera tener una participación más activa en la conformación de la RINR, por haber realizado el estudio prospectivo de la RNR junto con el Instituto Politécnico Nacional. El propio presidente AMLO ha reconocido que la seguridad pública sigue siendo una asignatura pendiente de su gobierno.

La Comisión de la RINR también tiene la importante función de proponer las políticas públicas de radiocomunicación y misión crítica para el funcionamiento de la red.

El acuerdo señala que las agencias de seguridad pública federales deberán compartir su infraestructura de radiocomunicación para hacer un uso más eficiente de la misma, incluida la red troncal y los sitios o torres de repetición, de acuerdo con los lineamientos que apruebe la comisión. La coordinación interinstitucional que permita compartir las redes de radiocomunicación federales es un mandato y no una opción.

Es importante que la Comisión de la RINR ofrezca certidumbre no sólo a las redes de radiocomunicación federales sino también garantice confianza e interoperabilidad a las redes estatales y de las empresas productivas del Estado (Pemex y CFE), de interconectarse entre sí para el cumplimiento de sus objetivos.

Existe el temor infundado por parte de las agencias de seguridad pública estatales de que interconectarse a otras redes como las federales puede poner en riesgo las comunicaciones de misión crítica. Es todo lo contrario. El acuerdo señala con claridad que la RINR deberá cumplir con las condiciones y características esenciales de una red encriptada y segura.

La tecnología de estándar abierto en condiciones de competencia, bajo la cual debe operar la RINR por instrucciones del acuerdo (a diferencia de la obsoleta tecnología propietaria Tetrapol, que fue precisamente lo que propició el diagnóstico y modernización de la RNR), garantiza comunicaciones de misión crítica seguras.

Por eso el acuerdo dice que las dependencias federales, las empresas productivas del Estado y las entidades que se coordinen “deberán garantizar el mantenimiento preventivo y correctivo a su infraestructura pasiva y activa de radiocomunicación”.

Para prevenir, combatir el crimen y procurar la protección civil en situaciones de desastre y emergencia se requiere la coordinación entre los cuerpos de seguridad federales y estatales y redes interoperables de radiocomunicación.

Previo a la publicación del acuerdo y por primera vez en 20 años, Oaxaca inició la modernización de su red estatal de radiocomunicación. Igual de importante fue el anuncio de su integración con la red de radiocomunicación de la Secretaría de Marina (Semar), interoperable con banda ancha.

La interoperabilidad y la compartición de infraestructura de radiocomunicación les permitirán a Oaxaca y a la Semar “mayor cobertura con menor cantidad de infraestructura de sitios de repetición, logrando una mejora en las comunicaciones de misión crítica entre los cuerpos de seguridad pública municipal, estatal y de procuración de justicia, aún a pesar de la gran extensión territorial del estado y su compleja orografía”.

Las redes de radiocomunicación más eficientes y seguras son de banda angosta bajo estándares tecnológicos abiertos. También utilizan equipos de radio y aplicaciones de datos 4G LTE complementarios. Además de la voz tradicional, incluyen mensajes de texto, geolocalización, compartición en tiempo real de datos multimedia como archivos, imágenes y video, entre otras funcionalidades, para ayudar a los policías a reducir la incidencia delictiva.

Twitter: @beltmondi

Jorge Bravo

Presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi)

En comunicación

Analista de medios y telecomunicaciones y académico de la UNAM. Estudia los medios de comunicación, las nuevas tecnologías, las telecomunicaciones, la comunicación política y el periodismo. Es autor del libro El presidencialismo mediático. Medios y poder durante el gobierno de Vicente Fox.

Lee más de este autor