Le quedan unas cuantas semanas de vida a los anuncios que vemos todos los días atribuyéndole infinidad de beneficios para la salud a productos que no han demostrado eficacia. Será por ahí del 18 de febrero que entrará en vigor la nueva ley general de salud en materia de publicidad y su respectivo reglamento. Se espera que sea el banderazo para el control, ahora sí, de esos llamados productos milagro.

Lo importante es que en el cumplimiento de estas reglas participará no sólo la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), sino abiertamente cada una de las televisoras, radiodifusoras y todos los medios de comunicación del país, porque antes de aceptar un anuncio de producto para la salud deberán exigir copia certificada de la autorización sanitaria respectiva.

El gran cambio está en que ahora la Cofepris ya tiene dientes. En cuanto detecte violación al reglamento, podrá imponer multa tanto al medio como a la empresa anunciante, y el lapso para bajar el anuncio en cuestión será de 24 horas.

Para Mikel Arriola, titular de la Cofepris, se trata de atacar la informalidad en este ámbito, porque una cosa es que se incentive a la industria de medicamentos y se apoye la rentabilidad y generación de empleos, pero otra cosa es permitir que haya empresas que obtengan ganancias a costa de la salud de los mexicanos. Ahora, desde febrero, quien quiera vender un producto para la salud -y aquí se incluyen tanto ingeridos como cosméticos- deberá ir primero a la Cofepris, demostrar la eficacia y seguridad de su producto, y luego entonces podrá tocar puertas en algún medio para anunciarlo.

No son más de cinco empresas a las que se les está cerrando la llave; el gobierno las tiene bien identificadas. Entre éstas están Marcas de Renombre, CV Directo, Innova y Mercacomer. Hay que decir que Genomma Lab, de Rodrigo Herrera, ya se distanció de este escenario, pues si bien empezó con estrategias publicitarias sin garantizar ni demostrar la eficacia de sus productos, en los últimos años ha podido acreditarlo y la gran mayoría de sus productos han recibido registro sanitario. La Cofepris ubica que Genomma Lab ha pasado a ser una empresa dentro de la formalidad. En cambio, las otras no. Y no se espera que lleguen a pedir autorización a Cofepris, porque ello implica primero invertir en investigación y desarrollo y en estudios que demuestren eficacia, seguridad y calidad.

En paralelo, será reforzada la acción de vigilancia sanitaria que ha llevado a confiscar más de 70,000 productos milagro en cuatro meses y a suspender más de 800 anuncios engañosos.

En este escenario tiene significado la llegada del nuevo titular de Autorización Sanitaria, Federico Argüelles, en lugar de Roberto Mendoza. Es a esta comisión de la Cofepris a la que le corresponde verificar la autenticidad y calidad de miles de productos antes de otorgarles el registro sanitario correspondiente.

Alifar sesiona en mayo en México

La ciudad de México, y en particular la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (Anafam) que preside Dagoberto Cortés, será anfitriona de la asamblea anual de la Asociación Latinoamericana de Industrias Farmacéuticas (Alifar), que reúne a fabricantes de medicamentos de 15 países -Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela- que se realizará del 14 al 17 de mayo.

La Anafam reunirá en el evento www.alifar2012.com a representantes de más de 250 laboratorios que analizarán el entorno de la industria farmacéutica latinoamericana y los avances de cada país en el rubro.

En paralelo, la Anafam llevará a cabo un foro latinoamericano que busca ser un evento académico, de exposición y debate, centrado en tres temas: propiedad industrial, libre comercio y medicamentos biotecnológicos. Y por primera vez realizarán un encuentro de negocios B2B entre empresas farmacéuticas de la región y proveedoras mexicanas.

Cialis sí lo logró

Hablando del mercado de Disfunción Eréctil (DE), se cumplió lo previsto: este portafolio vendió 208 millones de dólares. En esta competencia donde por años han jugado Lilly, Pfizer y Bayer, entraron ahora los genéricos y obtuvieron un cacho de pastel: los genéricos de sildenafil (Viagra) lograron una participación de 6.8% con ventas por 14 millones de dólares.

Lilly Icos, que hace un año se impuso la meta de vender 100 millones de dólares, pues la superó. Vendió con Cialis 103 millones dólares quedándose con la mayor rebanada (49.5%), manteniendo su crecimiento de doble dígito. En tanto, Viagra (con su Viagra Jet y su Patrex) vendió 54 millones de dólares para tener 25.9% de participación. Bayer con su Levitra vendió casi 37 millones de dólares con una participación de 17.7% de este segmento.