Carles Puigdemont desaprovechó un foro de la Universidad Iberoamericana para incrustar su mensaje de insatisfacción sobre lo ocurrido alrededor del referéndum independentista catalán el 1 de octubre del 2017, y durante el juicio que actualmente se celebra en contra de políticos que participaron en su gobierno.

El pasado lunes a las 9 de la mañana estaba programada su participación en la semana de la carrera de Relaciones Internacionales de la Ibero. “Tanto el Departamento de Estudios Internacionales como Praxis (la asociación de estudiantes internacionalistas) propusieron al Sr. Carles Puigdemont un formato de debate académico con el Dr. José Solís Lucía, quien es actualmente director del Departamento de Ciencias Religiosas de la Universidad Iberoamericana,  y quien tiene un amplio conocimiento de historia y de la situación actual de Cataluña”, explica la Ibero a través de un comunicado.

La agencia de Proceso, Apro, publicó en su página web la razón de Puigdemont por la que cancelaba su participación: “La embajada de España en México presionó a la Universidad Iberoamericana (UI) por haber incluido la participación del expresident catalán Carles Puigdemont en un panel denominado “¿Presos políticos en Cataluña? y la defensa de la tierra en México”, programado para este lunes 8, denunció Josep Lluís Alay, coordinador del despacho del líder catalán, en entrevista con Apro.

Fuentes consultadas a la embajada de España en México me confirmaron que se remiten al comunicado de la Ibero donde se explica, entre otros aspectos, lo siguiente: “(...) queremos dejar claro que la Universidad Iberoamericana siempre ha sido crítica  y ha fomentado el debate de ideas”.

En México no se conoce a fondo las variables que conjugaron uno de los momentos más críticos del periodo democrático español; no se sabe cuál era la idea de Mariano Rajoy aquella mañana que siendo presidente del Partido Popular salió a las calles a pedir firmas en contra del Estatut; se desconoce el contenido de los artículos aprobados fuera de la Constitución por el Parlamento catalán los días 5 y 6 de septiembre del 2017. En México no se conoce lo ocurrido el 1 de octubre ni el contenido de la declaración de independencia suspendida por el propio Puigdemont.

Sin embrago, Puigdemont mostró su piel delgada y prefirió darle la espalda a un foro universitario por la sencilla razón de que la presencia de un personaje supuestamente identificado como de “extrema derecha” (de acuerdo a la declaración de Alay a Proceso) no había estado incluida en el programa original.

Puigdemont quería celebrar la carta del perdón que el presidente López Obrador envió al rey Felipe VI. Es decir, tenía muchos motivos para conectarse vía videoconferencia desde Waterloo, Bélgica. Tal parece que no deseaba debatir.

Con la  ausencia de Puigdemont en la Ibero, se des-aprovechó un excelente foro universitario para revelar lo ocurrido con el llamado “procés”; los entusiastas estudiantes de Relaciones Internacionales se preguntarían: ¿Cómo es posible sortear un debate con los que no piensan igual?

@faustopretelin

Fausto Pretelin Muñoz de Cote

Consultor, académico, editor

Globali... ¿qué?

Fue profesor investigador en el departamento de Estudios Internacionales del ITAM, publicó el libro Referéndum Twitter y fue editor y colaborador en diversos periódicos como 24 Horas, El Universal, Milenio. Ha publicado en revistas como Foreign Affairs, Le Monde Diplomatique, Life&Style, Chilango y Revuelta. Actualmente es editor y columnista en El Economista.