INVIRTIENDO EN ACCIONES AUSTRALIANAS

Abundancia de recursos naturales y alta concentración comercial con Asia, son características de una economía emergente, no obstante, Australia es una economía desarrollada, pero sin los excesos de sus pares occidentales.

En términos de inversiones, las acciones australianas se presentan como una interesante alternativa de inversión, que ofrece exposición a commodities y al dinamismo de las economías asiáticas, con una amplia gama de vehículos de inversión líquidos. Sin embargo, los índices bursátiles tradicionales están altamente expuestos al sector financiero, por lo que la crisis financiera en la Zona Euro, sumado a las dudas sobre el "aterrizaje suave" de China, generan alta volatilidad. No obstante, las valorizaciones lucen atractivas en términos absolutos y relativos, con altas tasas de dividendos.

ECONOMÍA

Australia tiene uno de los PIB per capita más altos del mundo (sobre el promedio de las economías desarrolladas) y figura dentro de los primeros lugares en múltiples rankings internacionales, como facilidad para hacer negocios, competitividad, libertad económica, etc., y es una de las últimas economías con clasificación de riesgo AAA.

Con un modelo económico de mercado y dada la influencia de sus colonizadores, Australia ha sacado provecho a la "bendición" de la abundancia de sus recursos naturales y la cercanía geográfica con China.

Australia es líder en la producción de hierro, carbón, oro, petróleo, gas, cobre y alimentos (granos), principalmente dirigidos a Asia, donde China representa un 27% del total de sus exportaciones. Salvo en el petróleo, la recesión de la Zona Euro y el mediocre crecimiento de Estados Unidos no tienen un efecto directo en las exportaciones.

Sin el crecimiento de una economía emergente, la expansión estimada de 3% del PIB para este año se encuentra ampliamente sobre el promedio de las economías desarrolladas. La inflación (1.6%) se encuentra bajo el rango meta del Banco de Australia (2% - 3%), lo que abre espacio para recortes adicionales en la tasa de referencia, que actualmente se encuentra en 3.5% (50pbs sobre el mínimo registrado durante la Gran Recesión 2008-2009).

El principal riesgo para la economía australiana es el acelerado crecimiento del mercado inmobiliario.

POLÍTICA Y CUENTAS MACRO

Aunque se trata de un sistema político robusto y estable, la Primera Ministra Julia Gillard, del Partido Laborista, ha debido lidiar con el escaso margen por el cual fue reelegida, recurriendo a miembros independientes del parlamento para llevar adelante su programa de gobierno.

Por estos días, 3 temas propuestos copan la agenda: impuesto a las emisiones de carbono; impuesto sobre la renta de los recursos minerales y; red nacional de banda ancha (con un costo de al menos 28,000 millones de dólares).

Cuentas macroeconómicas manejables. Es acreedor neto, pero con un déficit fiscal y de cuenta corriente en torno a 4% del PIB.

TIPO DE CAMBIO

El dólar australiano tiene una correlación de 80% con los precios de los commodities (medidos por el índice CRB). Más aún, una serie de analistas estiman que el dólar australiano es una especie de indicador líder de la economía china. Otro factor determinante en el tipo de cambio es el diferencial de tasas de interés con Estados Unidos y Europa.

MERCADO BURSÁTIL

Los índices tradicionales tienen una alta exposición al sector financiero y de materiales, mientras que los vehículos de inversión poseen alta liquidez.

Más allá de los riesgos propios de la integración financiera global, los bancos australianos lucen sanos, con altos niveles de capitalización. Una serie de compañías mineras de alto prestigio, como BHP Billiton y Rio Tinto se encuentran listadas en las principales plazas bursátiles del mundo.

En cuanto a las valorizaciones, Australia luce atractivo en términos absolutos y relativos a su historia. Transa a 11.4 veces precio/utilidad estimada a 12 meses, justo en el promedio de mercados desarrollados.

El ratio precio/valor libro está en 1.6 veces, mientras que la tasa de dividendo de 5.4% es la segunda más alta entre mercados desarrollados (el mayor es Nueva Zelanda).

* Película (2003), dirigida por David McNally, producida por Jerry Bruckheimer y protagonizada por Jerry O'Conell y Anthony Anderson (y Jack. el canguro)