Aunque en distintos ámbitos de la vida pública del país sigue ardiendo el “fuego” en torno al debate sobre la ampliación del “mandato único” de Banco de México (Banxico) —que le ordena preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional—, para convertirlo en “mandato dual” —e incluya el impulso al crecimiento económico—, lo cierto es que para Banxico no hay ninguna duda, de que la política monetaria es ineficaz para influir en variables reales como el crecimiento económico y el empleo.

El banco central mexicano está convencido de que abatir la inflación es y debe seguir siendo su único “mantra”.

Y esa claridad la tienen todos y cada uno de los integrantes de la Junta de Gobierno del banco central, gobernado por Alejandro Díaz de León. Está inscrito en un documento fundamental del propio Banxico, el Programa Monetario para el 2019, enviado el pasado mes de enero tanto al Ejecutivo federal como al Congreso de la Unión.

El Programa Monetario para el 2019 fue elaborado con la participación de los dos nuevos subgobernadores: Jonathan Heath y Gerardo Esquivel. Y por supuesto los subgobernadores: Irene Espinosa Cantellano y Javier Guzmán Calafell.

Facultades y límites

Este programa incluye una exposición de los lineamientos a seguir en cuanto a la conducción de la política monetaria para el año correspondiente.

Pero también establece conceptualmente qué es el Banco de México, cuál es su mandato, cuáles sus herramientas y cuáles sus limitaciones.

Recuerda que de acuerdo con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, “El Estado tendrá un banco central que será autónomo en el ejercicio de sus funciones y en su administración”.

Y su objetivo prioritario será procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional, fortaleciendo con ello la rectoría del desarrollo nacional que corresponde al Estado.

El artículo 2 de la Ley del Banco de México establece que ese instituto central tendrá por finalidad proveer a la economía del país de moneda nacional y que tendrá como objetivo prioritario procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda.

La importancia del mandato constitucional del Banco de México se sustenta en la necesidad de evitar los costos económicos y sociales asociados con periodos de inflación alta y volátil, los cuales afectan negativamente a la inversión, crecimiento económico, la creación de empleos, los salarios reales y la distribución del ingreso.

Inflación y costos

Entre los principales costos de la inflación, Banxico enlista los seis siguientes:

1.- La inflación deteriora el poder adquisitivo de la moneda y conduce a una distribución del ingreso más desigual. 2.- La inflación afecta la asignación de recursos en la economía. 3.- La inflación afecta la planeación de largo plazo de los agentes económicos. 4.- La inflación puede propiciar un proceso de desintermediación financiera. 5.- Una mayor inflación conlleva un entorno de mayor incertidumbre, lo cual aumenta el costo real del crédito en la economía. Y, 6.- Una mayor inflación conlleva un entorno de mayor incertidumbre, lo cual aumenta el costo real del crédito en la economía.

Por eso, al considerar los costos de la inflación, el Banxico concluye que procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional es un objetivo que contribuye a crear un ambiente propicio tanto para las actividades productivas, como para promover condiciones más favorables para la creación de empleos, el crecimiento de los salarios reales y un mayor bienestar de la población.

Un entorno de inflación baja y estable favorece incrementos en la productividad, un crecimiento económico más elevado y sostenido, así como una mejor distribución del ingreso.

Por lo anterior, la mayor contribución que puede realizar un banco central para promover el desarrollo radica precisamente en alcanzar una inflación baja y estable.

Al considerar las capacidades y limitaciones de la política monetaria, el Banxico refiere que la evidencia internacional indica que ésta tiene influencia clara sobre la inflación en el largo plazo, mientras que es ineficaz por sí misma para influir en variables reales, como el crecimiento y el empleo, en el largo plazo. Sin embargo reconoce que aun cuando la estabilidad de precios es necesaria para el desarrollo de la economía, por sí sola no es suficiente.

Para generar un crecimiento elevado y sostenido —advierte— también es necesario un entorno de finanzas públicas sanas y sostenibles, así como un arreglo institucional que conduzca a una estructura de incentivos que promueva mejoras en la productividad, acumulación de capital físico y humano y, en general, una mayor competitividad de la economía en su conjunto.

Atisbos

BANCOS.- No hay plazo que no se cumpla,y el de los bancos está por cumplirse. El presidente saliente de la Asociación de Bancos de México, Marcos Martínez, se comprometió ante el presidente Andrés Manuel López Obrador a que a partir de la próxima Convención Bancaria, los días 21 y 22 de este mes, un grupo de 20 de los poco más de 45 que operan en México iniciará la operación del nuevo sistema de pagos móviles a través de teléfonos inteligentes y el Código Digital (CoDi) del Banxico. El instituto central asegura que ya está lista la “supercarretera” y que sólo falta que los bancos construyan sus propios “libramientos” para subirse. Veremos cuántos se suben. Por cierto, Banxico está en conversaciones con la poderosa compañía de comercio electrónico, Amazon, para que ésta añada el CoDi como una modalidad de pago.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.