Se ha materializado el peor escenario. La guerra sucia simplemente fue un asunto de moda, una inútil estrategia política que trató de modificar las tendencias preelectorales. La violencia del crimen organizado, por el contrario, ya marcó los comicios del próximo domingo 4 de julio.

La muerte de Rodolfo Torre Cantú es la evidencia más grande. Pero allí están también las amenazas de muerte que han recibido cinco gobernadores priístas, como ayer confirmó el mandatario de Tabasco, Andrés Granier. O las presiones que sufren actualmente centenares de ciudadanos sinaloenses, quienes son advertidos de que si votan en favor del candidato de la coalición opositora, Mario López Valdés, sufrirán las consecuencias.

Aquí mismo dimos cuenta del peligro que significó ser candidato en estos comicios del 2010. En algunas entidades, como Chiapas, las dinámicas domésticas han generado violencia y quizá porque este tipo de hechos ocurren cada tres años, en cada proceso electoral, no han generado una reacción de repudio, por parte de las autoridades locales y fuerzas políticas.

Hubo, en cambio, otras entidades en las que los signos ominosos provocaron reacciones histéricas. Allí está lo hecho por la candidata aliancista en Hidalgo, Xóchitl Gálvez, quien de plano sacó del país a sus hijos, ante el temor de un atentado. Temor generado por el levantón sufrido hace unos días por el jardinero de su tía materna, a la que supuestamente querían secuestrar. Incluso antes, el dirigente nacional del PAN, César Nava, había denunciado públicamente que sicarios de Los Zetas habían amedrentado a líderes panistas y perredistas de Veracruz e Hidalgo, prohibiéndoles hacer tareas de proselitismo.

El PRI, a fin de cuentas, ha cerrado filas y ha tomado el control de la agenda de corto plazo. La dirigencia nacional del tricolor y los gobernadores han menospreciado el llamado del Presidente de la República para dialogar, en aras de construir una respuesta del Estado mexicano a las amenazas del crimen organizado. Con el luto encima, reprocharon el oportunismo del gobierno federal y del PAN. Y se dieron el tiempo de agotar los plazos legales para nombrar al candidato sustituto. Hasta el cierre de esta columna, sólo los candidatos a diputados locales Oscar Almaráz Smer y Antonio Martínez Torres figuraban en la lista de probables.

EFECTOS SECUNDARIOS

VIAJEROS. El domingo por la noche, en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, las operaciones comerciales se paralizan durante 15 minutos, por la llegada del Boeing TP-01 en el que se trasladó el presidente Felipe Calderón a Toronto. Y antier, en la Terminal Aérea 2, se vio a los secretarios de Agricultura, Francisco Javier Mayorga, y de Turismo, Gloria Guevara. El titular de la Sagarpa se trasladó a Rusia, mientras que la encargada de Sectur viajó a Los Ángeles. Hay otro peregrino, aunque usuario de aeronaves privadas: el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, quien un día después de lo programado, viaja rumbo a China, para visitar tres ciudades: Shanghai, Beijing y Hong Kong.

POLÍTICAMENTE INCORRECTO. Después del linchamiento mediático sufrido por el depuesto Director General de Fonatur, Miguel Gómez Mont, es difícil decir algo en su favor. Pero más que necesario, es lo justo: el exfuncionario calderonista no agredió a los familiares de los seleccionados nacionales de futbol, el pasado domingo en el estadio de Soccer City. Intervino después de la riña en la que participó su hijo, para sacarlo del palco de la Femexfut. Evidentemente, salió peor el remedio que la enfermedad. Y ya sin las ataduras del cargo, sigue de vacaciones en Sudáfrica, lo mismo que otros funcionarios calderonistas, como Bernardo de la Garza, titular de la Conade.

DENUNCIA. En un gesto que tiene mucho fondo, las dirigencias nacionales del PAN y del PRD, junto con los candidatos Antonio Mejía-Haro y Cuauhtémoc Calderón signaron un comunicado conjunto, para denunciar la injerencia de funcionarios de los gobiernos de Coahuila y Nuevo León en el proceso electoral de Zacatecas. Estos servidores públicos, de acuerdo con los denunciantes, controlan a un grupo de mapaches que opera en favor del priísta Miguel Alonso Reyes. Sus dichos están sustentados: el propio mandatario coahuilense, Humberto Moreira Valdés, estuvo el domingo en Aguascalientes para encabezar una reunión de los operadores electorales infiltrados en Zacatecas, en la que revisó el despliegue de sus muchachos en el territorio que gobierna la perredista Amalia García y dispuso lo necesario para el acarreo de votantes, el próximo domingo. Otra de las entidades donde hay una alianza de facto entre ambas formaciones políticas.

CONCESIONES. Hasta antes de que el crimen organizado impactara la dinámica electoral, la lógica dominante eran las alianzas de facto. El lunes, en Oaxaca, se dio el anuncio de la declinación de Irma Piñey­ro, candidata de Nueva Alianza a la gubernatura de Oaxaca, para favorecer a Gabino Cué Monteagudo, postulado por la coalición PAN-PRD-PT-Convergencia. Esta acción cuenta con el aval de la presidenta nacional del SNTE, Elba Esther Gordillo, y además de la declinante, producirá un daño colateral: la salida de Jorge Kahwagi de la dirigencia del partido del magisterio.