México navega en un contexto externo muy difícil en donde el bajo crecimiento global y la incertidumbre relacionada con algunos proyectos del nuevo gobierno generan inquietud y una percepción de riesgo elevada. Los titulares en los periódicos apuntan, por ejemplo, el día de ayer al riesgo implícito de que Pemex pierda el grado de inversión en su calificación

Sin embargo, en los mercados locales vemos una evolución favorable. Nada más mire: las tasas de interés en México han presentado un descenso significativo en esta semana. La tasa del bono a 10 años al día de ayer se gestionaba a una tasa de 7.66%, apenas el viernes pasado el rédito para dicho papel era de 7.98% y en el cierre de diciembre del 2018 se ubicaba en un nivel de 8.65 por ciento. Este descenso de las tasas implica un menor premio por riesgo, algo que se contradice con lo que hemos hablado hasta ahora y lo que se percibe en las conversaciones en general. ¿Qué es lo que observan los inversionistas? Intentaré explicarle.

Se conjuró la amenaza de la imposición de aranceles a los productos mexicanos por parte del gobierno de Estados Unidos. Es innegable que el evento elevó la percepción de riesgo. También son aceptables las opiniones de que el arma de los aranceles puede volver a ser esgrimida por el presidente Trump y que podría crear con ello nuevos episodios de presión. Pero también hay que reconocer que la actuación del gobierno, juicios de valor aparte, demostró pragmatismo.

A pesar de lo que diga el presidente en las conferencias de prensa o en las plazas públicas, la actuación del gobierno hasta ahora en temas relacionados con la economía y las finanzas ha sido congruente con no generar inestabilidad innecesaria. Los inversionistas ven que no se presiona al Banco de México, que se hacen esfuerzos continuos por mostrar condiciones que refuercen la calificación, que no se habla de mayor endeudamiento, ni de un déficit público que vaya a crecer, y las amenazas directas contra la economía, como fue el tema de los aranceles, se atacan de modo inmediato.

En segundo lugar, vemos que la inflación en México tiende a la baja. Los resultados de las últimas dos quincenas han sido favorables. Parece visible que los riesgos relacionados con la inflación se han reducido; por una parte, por el menor crecimiento que se registra en el país; en segundo lugar, por la disminución reciente del precio del petróleo que en un mes ha bajado 14%, que permite no aumentar el precio de las gasolinas, algo que sucedió durante el primer trimestre; por último, por la baja de inflación que se observa en el exterior, apuntamos a una inflación que puede volver a ser inferior a 4% en todo el año.

Un tercer razonamiento tiene que ver con el fenómeno de baja de tasas en el mundo, en especial el desarrollado. Las tasas de interés de largo plazo han descendido de manera violenta en las últimas semanas, producto del temor relacionado al crecimiento y a la expectativa de que la Reserva Federal reduzca las tasas de referencia. En Europa y Japón hay tasas de nuevo negativas y los bancos centrales se han vuelto a poner en modo de relajación monetaria. México se había rezagado de este movimiento y con la distensión del tema arancelario y la tendencia de inflación parece haber una convergencia de los niveles de las tasas al menos a los mismos diferenciales que había hace tres semanas.

Por lo anterior, nuevamente los participantes en el mercado de dinero local descuentan que el Banco de México podría bajar la tasa de referencia pronto y en un monto relevante.

Coincidimos. Efectivamente el contexto es difícil, pero parece haber una ventana de oportunidad si la inflación continúa bajando, se concretan los planes de inversión con participación privada de los que el gobierno habla en días pasados, se presenta un plan de negocios viable de Pemex, así como un prepuesto para el 2020 en donde vuelva a figurar la premisa de no alterar el nivel de endeudamiento.

*Rodolfo Campuzano Meza es Director de Estrategia y Gestión de Portafolios de INVEX. Cualquier  pregunta o comentario puede ser enviado al correo:

[email protected]

Twitter: @invexbanco