El presidente Obama eligió a Ben Rhodes como negociador del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba; era quien le escribía sus discursos que leía en el exterior.

Obama le pidió a Ricardo Zúñiga que se sumara a la aventura. Nació en Honduras y se desempeñaba como asesor sobre América Latina en la Casa Blanca. En el pasado, Zúñiga había sido blanco de ataques del régimen castrista, e inclusive, de burlas en los medios de comunicación cubanos.

En la contraparte negociadora se encontraba Alejando Castro, hijo de Raúl, en ese momento, presidente de Cuba.

La liberación de un grupo de presos abrió la puerta de lo que parecía imposible. Raúl Castro liberó a Alan Gross a cambio de cuatro miembros del llamado grupo de los “Cinco cubanos” que formaban parte de la llamada “Red avispa”, un entramado de espías que fueron detenidos después de que las autoridades castristas derribaran dos pequeños aviones que lanzaban panfletos publicitarios durante la década de los noventa.

Alan Gross era un subcontratista estadounidense al servicio de la USAID. Tenía tres año preso. En 2009 fue detenido cuando iba a entregar equipo de internet a una pequeña comunidad judía de Cuba.

Raúl Castro pensaba que el acercamiento de Obama se limitaría a la liberación de los presos. No se esperaba que la agenda fuera tan profunda: restablecimiento de relaciones diplomáticas, reforma económica, penetración de internet, derechos de los trabajadores, relajación del embargo y libertades políticas.

“Los propios intereses de Estados Unidos, el sentido común y la honestidad indicaban que aquello tenía que cambiar”, escribe Ben Rhodes en el libro El mundo tal cual es (Random House, 2018).

Canadá se ofreció a recibir a los negociadores. Rhodes cuenta en su libro que se reunió con los cubanos cerca de Ottawa en una casa “con vistas a un lago salpicado de kayaks y pescadores”.

En diciembre de 2014 Raúl Castro y Barack Obama anunciaban el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. “Hoy, los Estados Unidos de América van a cambiar su relación con el pueblo cubano”, anunció Castro a través de la televisión.

Después llegó Trump. Su sintonía con la vieja demografía de Miami le hizo ver votos presionando a Cuba. No es extraño que meses antes de las elecciones decidiera desmantelar gran parte de la herencia de Obama. Pero se irá en un mes. Llegará Biden y con él también regresará Ben Rhodes a la primera línea de la diplomacia estadounidense.

Ben Rhodes es uno de los candidatos más sólidos de Joe Biden para ocupar la embajada de Estados Unidos en México.

Una fuente cuenta que desde que Biden ganó las elecciones, Rhodes se encuentra leyendo reportes políticos sobre México.

Cuba y México, nuevas expectativas.

@faustopretelin

Fausto Pretelin Muñoz de Cote

Consultor, académico, editor

Globali... ¿qué?

Fue profesor investigador en el departamento de Estudios Internacionales del ITAM, publicó el libro Referéndum Twitter y fue editor y colaborador en diversos periódicos como 24 Horas, El Universal, Milenio. Ha publicado en revistas como Foreign Affairs, Le Monde Diplomatique, Life&Style, Chilango y Revuelta. Actualmente es editor y columnista en El Economista.

Lee más de este autor