La empresa ferroviaria Ferromex lanzó la voz de alerta frente a evidentes actos de sabotaje, más que de robo.

La cifra es escandalosa. En el primer trimestre de este año, el asalto a trenes aumentó en toda su red ferroviaria, 476% al pasar de 125 en el año 2017 a 720 asaltos en los primeros tres meses de este año 2018.

En lo que va de este mes de mayo los delincuentes descarrilaron 6 trenes.

Y lo que ha descubierto la empresa es que se trata de actos de sabotaje; el daño a los trenes, más que el robo.

La zona limítrofe de Puebla con Veracruz y algunas zonas de Tlaxcala son las principales rutas en las que se han registrado los actos delictivos.

Los riesgos

Y lo que es todavía más peligroso es que tales acciones de sabotaje pueden tener consecuencias fatales para las poblaciones en las que se registran, porque si un tren se descarrila con cloro o dióxido de etileno, podría ocasionar una nube tóxica en varios kilómetros a la redonda y provocar la muerte de personas.

La denuncia pública la hace Lourdes Aranda, directora de Relaciones con Gobierno y Comunicación de Ferromex y Ferrosur.

La representante de la empresa reconoce un trabajo muy importante de la Secretaría de Defensa, Marina, Gendarmería y autoridades estatales para detener a algunos criminales.

Los mensajes

El robo se ha reducido, pero lo que está ocurriendo es que aparentemente con estos actos de sabotaje la delincuencia en realidad quiere mandar mensajes. Y eso parece porque los últimos descarrilamientos han sido de trenes vacíos.

Creemos, dice Aranda, que el mensaje que desean enviar es: “éste es nuestro territorio”, no queremos reacciones.

Tragedias posibles

Por eso Ferromex da la voz de alerta porque los descarrilamientos pueden causar una tragedia en esos lugares.

Los trenes de Ferromex vienen de Coatzacoalcos o de diferentes lugares de Veracruz y transportan cloro, dióxido de acetileno, ácido sulfúrico y amoniaco.

El cloro se puede salir a la atmósfera; puede contaminar el aire hasta 800 metros o un kilómetro, y todos los que huelan ese gas pueden morir.

O bien el óxido de acetileno puede explotar y entonces pueden destruir todo lo que haya a su alrededor en 500 o en un radio de un kilómetro a la redonda.

Pero no todo es sabotaje. Continúa el robo.

En puebla y en Tlaxcala ha aumentado el robo de cemento y de grano, de manera considerable; en Veracruz, existe otra dinámica, una lucha total por el espacio que hay ahí para los huachicoleros.

¡Así las cosas!

Satélite, se renta

El gobierno mexicano decidió no sustituir por otro al satélite Centenario, perdido en su lanzamiento fallido.

La alternativa será rentar servicios satelitales si se requieren y comercializar parte de la capacidad del satélite Morelos 3.

Normalmente se compra capacidad holgada para dar espacio al crecimiento. El Morelos 3 tiene puede rentar parte de su capacidad de sobra.

Esa capacidad holgada en el satélite Morelos 3 se pondrá a disposición en el mercado en esquema mayorista.

Y de los ingresos generará un fondo que le permita al gobierno mexicano obtener ahorros, para alguna contingencia que pudiera presentarse.

Incluso podrían reunirse fondos para una futura generación de satélites.

El próximo gobierno podría optar, si así lo determina, por mandar construir y lanzar otro satélite.

Y lo podrá hacer porque la órbita en la que estaría el Centenario, al fallar éste, se reinició el tiempo de su concesión.

Hay que recordar que el sábado 16 de mayo del 2015 falló el lanzamiento del cohete Protón M, que transportaba al satélite mexicano Centenario.

A los 8 minutos de haber iniciado el despegue se iluminó el cielo de Kazajistán en un accidente que pulverizó el satélite mexicano en el que se habían invertido 390 millones de dólares.

El contrato para la construcción y lanzamiento del satélite Centenario se firmó durante la administración de Felipe Calderón y cancelarlo le hubiera costado al gobierno mexicano pagar 60 millones de dólares.

Por eso la SCT, con Gerardo Ruiz Esparza, ya en el sexenio de Enrique Peña Nieto, decidió continuar con el lanzamiento, y asegurarlo en su totalidad.

Al final de la historia, la previsión valió la pena, pues en virtud del seguro el gobierno mexicano recuperó los casi 400 millones de dólares invertidos.

Tales recursos, las empresas aseguradoras y coaseguradoras, ya se los pagó al gobierno mexicano.

La totalidad de los 390 millones de dólares ingresaron a la Tesorería de la Federación.

A partir de entonces el gobierno mexicano analizó cuál es la mejor decisión, y ya es un hecho, no se sustituye el Centenario.

Atisbos

SORPRESA.- Que la Bolsa Mexicana de Valores, que preside Jaime Ruiz Sacristán, opera desde el 27 de abril pasado en el sistema de contingencias del Banco de México, a petición del propio instituto central que gobierna Alejandro Díaz de León. El director de la BMV, José Oriol, destacó que dentro del mercado bursátil mexicano no hubo hackeo ni vulnerabilidad alguna. O sea que tomaron sus precauciones ante el ciberataque que afectó a cinco bancos. ¡Bien!

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.