La mañana del 8 de agosto de 1969 John, Paul, George y Ringo, pausaron su sesión de grabación por 10 minutos y salieron a la calle. El fotógrafo Ian MacMillan los hizo cruzar un par de veces el cruce de cebra a las afueras de los estudios Abbey Road, para capturar seis fotografías. Una de ellas quedó registrada en la cultura popular para siempre.

Al regresar al Estudio 2 de EMI, John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr tocaron por última vez como un cuarteto con la grabación final de “I Want You (She’s So Heavy)”, acompañados de Billy Preston en el órgano.

Abbey Road se colocó por primera vez en las listas de Billboard el 1 de noviembre de 1969 y permaneció 11 semanas de manera no consecutiva en ese puesto. Esta semana el mítico álbum de The Beatles regresó al puesto número tres de las listas de Billboard, gracias a la nueva edición remasterizada por Giles Martin que incluye material inédito.

Giles Martin, hijo de Sir George Martin, fue nuevamente el encargado de sumergirse en las cintas de Abbey Road y saca a relucir algunos de los elementos musicales que siempre estuvieron ahí —los pizzicatos de “Something” o las cuerdas de “Golden Slumbers”—, y ahora suenan magistralmente en una nueva mezcla hecha para celebrar este aniversario. Los fanáticos obsesivos, aquellos que siguen teniendo discusiones a altas horas de la noche sobre los detalles más minuciosos y absurdos de la banda, seguirán cuestionando si Abbey Road es realmente el último álbum de The Beatles. Aunque Abbey Road fue editado en 1969, la gran mayoría de Let it Be –lanzado el 8 de mayo de 1970– ya había sido grabado meses antes de las sesiones de grabación en los estudios EMI.

A pesar de que la banda estaba al borde del colapso, en estas grabaciones se escucha la camaradería y la alquimia que John, Paul, George y Ringo poseían como músicos. En las tomas alternas del medley que abarca el segundo lado desde “You Never Give Me Your Money” hasta “The End” se puede escuchar a una banda veterana con décadas de experiencia que se complementa musicalmente a la perfección. “I Want You” exorcizaba las tensiones de la banda y sus dañadas relaciones, desgastadas por abogados, contadores y el peso de ser un Beatle.

Durante las sesiones de 1969 en los estudios Abbey Road, The Beatles plasmaron algunas de las canciones más alegres y buena onda de toda su discografía. “Octopus’s Garden”, sigue sonando con una frescura incomparable. Aunque Harrison ya tenía maquetas de lo que se convertiría All Things Must Pass, con “Something” y “Here Comes The Sun” hizo dos canciones que sólo The Beatles y nadie más podría haber tocado.

Para unos Abbey Road es el último disco de la banda. El medley (o “The Long One” como es referida en el disco adicional) que ocupa gran parte de la cara B del álbum muestra ideas musicales que podrían parecer inconclusas e inconexas entre sí, pero no lo son. En este tema, The Beatles reflexionaba sobre el final de aquel viaje mágico y misterioso que sus miembros sabían que estaba a punto de concluir. Cuando el sueño se acabó en 1970, John, Paul, George y Ringo pudieron explorar musicalmente sus inquietudes que ya no tenían cabida dentro de la banda. En estas sesiones decidieron sentarse a tocar juntos por última vez, como lo habían hecho en el pasado en algún cuarto en Hamburgo o Liverpool.

Medio siglo después, los fanáticos obsesivos tienen algo para seguir deconstruyendo la obra que nos dejaron Lennon, McCartney, Harrison y Starr en ocho años de carrera de grabación. Los historiadores siguen investigando ¿qué fue lo que desayunó Lennon aquella mañana de agosto de 1969? Mientras tanto los discípulos de John, Paul, George y Ringo seguiremos en el mismo debate absurdo por otros cincuenta años sobre cuál fue verdaderamente el último álbum del cuarteto de Liverpool.

antonio.becerril@eleconomista.mx

Antonio Becerril

Coordinador de operaciones de El Economista en línea