Ayer 23 de junio, el presidente hizo un importante anuncio durante su conferencia de prensa: “Yo les adelanto que vamos a tener un día, tampoco toda la conferencia, pero vamos a invitar a alguien del gobierno que nos explique sobre las mentiras de la semana. Así como quién es quién en los precios de los lunes, vamos a sacar aquí un quién es quién en las mentiras de la semana para combatir las falsas noticias. Hay algunos que van a sacar primeros lugares siempre, o sea, siempre medallas de oro, pero aquí los vamos a estar exponiendo y también informándole a la gente, porque hay quienes se tragan todo eso (...) sí vamos a tener esta sección una vez por semana, nada más estoy viendo quién nos ayuda, porque tienen que hacer un análisis de todo y aquí presentar qué no es cierto, o sea, cuáles son las noticias falsas (...) vamos a estar aquí dando a conocer todas las noticias falsas y también aclarando, informando”.

Para justificarse, AMLO se refirió a algunas falsas noticias que han circulado en torno a él o su familia: “Hace como dos días salió un mensaje de Twitter de que uno de mis hijos iba a comprar el equipo Cruz Azul. Imagínense eso”.

El presidente se refería a un tuit que el domingo pasado difundió Luis Fernando Ortiz, un comentarista deportivo que trabaja en Televisión Mexiquense, que decía: “Según mi fuente, que es muy cercana a la institución celeste, el nuevo dueño de @CruzAzul será uno de los hijos de @lopezobrador_. Grupo Salinas también entraría a la operación. Lo cual me parece fantástico. TV Azteca podría regresar a transmitir a la Máquina”.

Dudo que muchos leyeran el tuit de Ortiz en vista de que solo 1,981 personas siguen su cuenta @luisfer_op13. Lo que aparentemente enojó a AMLO no es el insignificante alcance del tuit, sino que después alguien lo difundiera en Tabasco y que finalmente lo hubiera recogido y transmitido una estación de Grupo Imagen, que sí tiene una audiencia importante.

Al respecto, dijo que “Imagen la reprodujo. Sí, nada más que la calumnia, cuando no mancha, tizna, esa es una máxima del hampa del periodismo, pero ¿cuánta gente se queda con eso?”.

Rememorando, Andrés Manuel dijo: “Yo recuerdo que durante mucho tiempo sacaban a uno de mis hijos con un carro, un Ferrari, y no era él (...) Cuando yo era jefe de Gobierno, lo mismo, decían que vivía yo en La Toscana y yo pensaba que era en Italia, allá, que tenía yo una residencia, una mansión. No, es que es un fraccionamiento de Santa Fe que se llama así, La Toscana”. Hay que recordar que dicho fraccionamiento se construyó en la llamada Colina del Perro, en una fracción del inmenso terreno en donde está la casa que Carlos Hank González supuestamente le regaló a José López Portillo.

El presidente tiene todo el derecho de exhibir a quienes difundan falsedades o inexactitudes, y hará bien en hacerlo porque no se vale que un periodista lo haga con el único propósito de desinformar y, de paso, tiznar o manchar la imagen de un funcionario o una entidad pública.

AMLO también debe aceptar que cualquier periodista o comunicador tiene el derecho de exhibir a cualquier funcionario o entidad pública, incluido él mismo, que mienta, manipule datos o desinforme.

Será interesante ver cómo evoluciona esta idea presidencial.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor