El deseo de la triada Vicente-Calderón-Cordero, que busca extender el poder político del Partido Acción Nacional (PAN), en México hasta el 2018, recibió, sin pedir, un garbanzo de a libra. Procedente de aires pamperos: Lorena Martins, hija de un oscuro integrante de los órganos represores más criminales de Argentina, durante la dictadura militar.

No exclusiva de Argentina, sino casi todo el Cono Sur, cuando Estados Unidos, abrió un flanco de barrido y exterminio, de juventudes apoyando juntas militares, así como en Centroamérica, a través de golpes de estado.

Aplicando el Big Stick’’ (Gran Garrote) a los que se identificaban en las nacientes izquierdas, claro, no como la caricatura de la nuestra, con todo el respaldo del Tío Sam, contra quienes simpatizaban con la entonces, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

En ese tiempo, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), apoyo, respaldo y simpatizó de las organizaciones civiles y sociales, que aquí en México, no permitía, y que los dos últimos gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, consideran como una piedra en el zapato’’.

Resulta que Lorena Martins, acusó a su progenitor, Raúl Martins Coggiolo, como un traficante de mujeres sudamericanas y caribeñas, para prostituirlas en México, de Tijuana, Baja California a Playa del Carmen, Quintana Roo, del que puede resultar mucha carnita de investigación, como decía un estimado amigo, olvidado y poco recordado.

José Luis Santiago Vasconcelos, de quien nadie se acuerda, sólo se refieren al amigo’’ del presidente Felipe Calderón, que falleció trágicamente en un avionazo, era él, Secretario de Gobernación.

Los huesos de una indagatoria, son lo más relevante, porque contiene el esqueleto: Solo falta ir poniendo carne al hueso, para que todo camine, se fije, finque y arroje evidencias claras de un presunto-probable-delito’’, así lo exponía el maestro Santiago Vasconcelos, en sus mejores años de investigador, de quienes pudimos tomar su mano.

Vamos pues. La argentina Lorena, entregó ¡huy nos dicen! todo.

Pero se abrió otro flanco. El Gobierno filtró, la supuesta investigación sobre tres exgobernadores de Tamaulipas priístas. Aunque, luego la Procuraduría General de la República (PGR), confirmó que es un trabajo desde el 2009.

Ya lo expresamos aquí. Fueron elementos, fuertes en su momento, pero no venían de los panistas, sino de otros frentes. Eso fue lo que llevó a mejor no decir nada y a no meterse en problemas.

Lo curioso, es que ahora sí. ¡En tiempos electorales, sí resulto productiva!. A la que se sumó la nada despreciable suma de 25 millones de pesos del gobierno de Veracruz, que dice se le ocurrió mandar vía aérea, así, nada más por su producto de gallina.

Reflexionemos. Mientras los tres pre-pre-pre candidatos del PAN, se acuchillan en la espalda, denuncian intervenciones, aunque en los soporíferos debates y toda vía nos falta más, son tan panistas’’, está bien, viene el domingo, marcará tendencias.

Dicen que los dardos envenenados argentinos, de una lucha entre hija y padre, puede surgir algo. Se en espera que libretas, agendas, documentos, fotos, videos y demás, haya material para hacer sufrir al PRI, pero hay otros reyes’’ de otros partidos, incluidos todos, que pueden generar escáldalos.

Por eso están midiendo el agua a los camotes’’ o daños colaterales’’, porque tienen todo.

¡Carajo!

¿Se acuerdan de los videoescándalos’’, que uso el PAN, para desbarrancar Al Rayito de Esperanza’’ Andrés Manuel López Obrador. Ahora los escándalos son entre los pre-pre-pre, porque contra el PRI, solo han usado filtraciones, no a reporteros, sino a jerarcas de diario, pero de alto nivel.

COMMODATO

Esperemos estos días haber que hacen los sagaces investigadores’’ de la abogada de la nación, Marisela Morales, para que pueda entregar algo’’, que pueda ensuciar no solo a Quintana Roo. De ahí salió un extraditado, Mario Ernesto Villanueva Madrid, detenido por un gobierno priísta, no panista.

Si no usan el garbanzo de a libra, para escandalizar en los próximos días o meses preelectorales, esto resultará, otro fracaso más como el Michoacanazo.