25 años después de su lanzamiento …Endtroducing de DJ Shadow sigue siendo un álbum con un sonido único. Es un disco que te hipnotiza de principio a fin y que no ha sido igualado artísticamente. Cuando llegó al mundo el disco debut de Josh Davis, un 16 de septiembre de 1996, nadie entendía bien a bien cómo es que se podían conectar fragmentos de lugares distantes para crear una obra completamente nueva y diferente. Si pudiéramos definir un disco bajo la etiqueta de “posmoderno”, …Endtroducing podría ser un buen contendiente.

Josh Davis nació en los suburbios de Davis, California, que “no era exactamente un semillero de hip hop”, recordó en una reciente entrevista con Zane Lowe, y aspiraba continuar la misma tradición de artistas del hip hop de crear nuevas paletas musicales con sonidos ya existentes. La música de DJ Shadow no tenía la personalidad de los discs jockeys de la época y en sus sampleos no figuraban los mismos elementos musicales que otros tornamesistas ya habían utilizado.

En ...Endtroducing, DJ Shadow decide de manera consciente buscar nuevos sonidos que no estuvieran en la escena y utiliza sólo esos recursos para este experimento. En sus trabajos posteriores DJ Shadow ha buscado alejarse de los clichés impuestos por su álbum debut. De alguna forma DJ Shadow encontraba maneras de conectar el jazz psicodélico de David Axelrod con los pasajes melódicos del thrash metal de Metallica y “Orión”, a Giorgio Moroder con Tangerine Dream, o Mort Garson con los hipnóticos beats Kraftwerk. El álbum editado por la disquera británica Mo’ Wax fue un parteaguas para el hip hop por haberse construido todo a base de sampleos con un sampler AKAI MPC60, una tormesa Technics SL1200 y una grabadora Alesis ADAT.

…Endtroducing es un trabajo meticuloso, obsesivo y muy detallista. DJ Shadow integraba diálogos de película con fragmentos de discos obscuros que encontraba durante sus múltiples expediciones a Rare Records, retratada en la hoy clásica portada. La música nos invita a realizar un viaje por una tierra desconocida desde los audífonos. Sólo es cuestión de darle play y dejarse llevar.

En 1996 mientras Alanis Morrissette, Mariah Carey y Celine Dion se llevaban los reconocimientos por tener los discos más vendidos en las listas de Billboard, DJ Shadow conquistaba a la crítica musical en Estados Unidos y el Reino Unido. El New Musical Express listó …Endtroducing como su cuarto mejor disco del año y la revista estadounidense Spin lo agregó en el décimo puesto de su lista. En las revistas alternativas el Odelay de Beck, The Score de Fugees, Everything Must Go de Manic Street Preachers, Different Class de Pulp, New Adventures in Hi-Fi de R.E.M., Aenima de Tool, Beats, Rhymes & Life de A Tribe Called Quest, fueron algunos de los álbumes celebrados por la crítica que en ese momento estaba dividida entre el rock alternativo, el britpop y la escena electrónica.

DJ Shadow fue acusado por los puristas del rock de intentar de destruir su música sacrosanta. Henry Rollins se burlaba de Shadow por ser un DJ que “destruía” la música de otros. Los experimentos de DJ Shadow con el sampler seguían las enseñanzas de Afrika Baambaata, Grandmaster Flash o De La Soul de reinterpretar la música que estaba afuera en el mundo y traducirla de otra forma para crear algo nuevo.

Un cuarto de siglo después de su lanzamiento …Endtroducing es un disco sirve como una puerta de entrada para el arte del hip hop, el arte del tornamesismo y para entender el arte del sampleo. DJ Shadow siempre se negó a encasillarse dentro de un rincón y a lo largo de 25 años ha explorado otros horizontes musicales desde UNKLE con James Lavelle hasta la música de Grand Theft Auto V. Josh Davis sigue siendo un alumno y un maestro de los beats que nos enseña a mantener una curiosidad musical para recontextualizar la música que ya existe en el mundo y crear un nuevo ritmo.

antonio.becerril@eleconomista.mx

Antonio Becerril

Coordinador de operaciones de El Economista en línea

Lee más de este autor