El festival Corona Capital cumple este fin de semana 10 años de vida. A lo largo de una década, se ha transformado de aquel festival que recibió por primera vez a los Pixies, Echo & The Bunnymen, Regina Spektor, Foals y Two Door Cinema Club a un evento que recibe cobertura de la prensa especializada internacional y puede estar a la altura de los Lollapaloozas o Coachellas del mundo. En aquel año, los festivales de música todavía carecían de una infraestructura adecuada que pudiera ofrecer una experiencia musical de primer mundo que fue perfeccionándose a lo largo de estos años. Algunos todavía tenían frescos los recuerdos de los festivales donde se acababa el agua, las amenidades eran de una calidad infrahumana y todo terminaba como una zona de guerra devastada.

El consumo de música estaba en un momento de transición donde la ola del zeitgeist parecía volcarse hacia el formato digital, que desplazaría lo analógico y las reliquias de los discos compactos. El renacimiento del vinilo estaba en sus primeros años y las plataformas de streaming poco a poco conquistaba el terreno de las tiendas virtuales. Los blogs de música abundaban por el ciberespacio y la oferta de la radio juvenil alternativa se limitaba a un puñado de estaciones.

En ese 2010 vimos por primera vez a los Pixies y cantamos Here Comes Your Man, Gigantic, Dig For Fire con Frank Black, Kim Deal, Joey Santiago y David Lovering. Bailamos a ritmo de los himnos del britpop Sit Down y Laid de James. Al año siguiente, Portishead dio uno de los conciertos más emotivos, entremezcladas con las densas texturas de Mogwai, M83 y las melodías synthpop de OMD. Ese escenario también nos llevó al Madchester de los años ochenta con New Order, nos trajo la androginia de Suede y los beats de DJ Shadow. La sensualidad de Debbie Harry y el punk de Blondie se cruzaron con los riffs de Queens of the Stone Age y las melancólicas armonías de Sigur Rós. Tampoco podremos olvidar el atropellado show de Massive Attack entre el diluvio que paró las actividades en la edición del 2014. Un año antes de aquella alineación conformada por The Libertines, Primal Scream, Fatboy Slim, The Psychedelic Furs, Sleater Kinney y Death From Above 1979. El año pasado, el festival se consagró con actos legendarios como Nine Inch Nails, The Jesus and Mary Chain, The Chemical Brothers y Mercury Rev que nos llevaron a un éxtasis musical inducido por Closer, Just Like Honey, Hey Boy Hey Girl y Opus 40.

¿Presentaciones memorables? James, Massive Attack, Primal Scream, Portishead, Nine Inch Nails, Queens of the Stone Age, Mercury Rev, The Jesus & Mary Chain, DJ Shadow, The Chemical Brothers, New Order, Suede, The Airborne Toxic Event, Death From Above 1979, Sleater Kinney, The Libertines, son sólo algunas de las presentaciones que más han quedado almacenadas en la memoria musical. En el archivo faltaron LCD Soundsystem, Kraftwerk, Damon Albarn, Beck, y otros tantos que seguramente fueron igual de memorables que los aquí descritos.

A esta edición del Corona Capital regresaran nombres conocidos como The Strokes, Interpol, Two Door Cinema Club, Miami Horror, Franz Ferdinand y su presencia nos hizo pensar que a este festival se le estaban acabando las ideas o que perdió su brújula musical. Entre lo más prometedor está la primer visita de The B52’s, y Cat Power, Lucy Dacus, Sharon Van Etten y Broken Social Scene prometen shows memorables. Una de las grandes máximas de ir a un festival es llegar con los oídos abiertos y con la disposición para explorar nuevos sonidos. En su décimo capítulo, el festival Corona Capital se ha convertido en un festival donde se pueden seguir teniendo gratas sorpresas musicales y cada año volvemos a este lugar para crear nuevos recuerdos musicales. Ya lo decía Jack Black en School of Rock, “un gran concierto de rock puede cambiar el mundo”.

[email protected]

Antonio Becerril

Coordinador de operaciones de El Economista en línea