Los precios del petróleo subieron cerca de un 3% el miércoles, tocando nuevos máximos de tres años y medio, después de que una reducción de los inventarios petroleros por encima de lo esperado amplió las ganancias generadas por la decisión de Estados Unidos de abandonar el acuerdo nuclear con Irán.

Ignorando los pedidos de sus aliados, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se retiró el martes del acuerdo internacional con Irán pactado en el 2015 y anunció el "más alto" nivel de sanciones contra el miembro de la OPEP, sembrando el nerviosismo entre los inversores por el aumento del riesgo de conflicto en Oriente Medio y la incertidumbre sobre los suministros de crudo en un mercado ya ajustado.

Los reportes sobre el acuerdo provocaron una sesión volátil el martes, donde el contrato actual para los futuros del crudo en Estados Unidos operó en sus mayores volúmenes desde el 30 de noviembre de 2016.

Los futuros del crudo Brent treparon 2.36 dólares, o un 3.2%, a 77.21 dólares por barril. El referencial global tocó un máximo de sesión de 77.43 dólares, su nivel más alto desde noviembre del 2014.

El West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos ganó 2.08 dólares, o 3%, a 77.21 dólares por barril.

Ambos contratos se apuntaron sus mayores ganancias porcentuales diarias en un mes.

Los precios extendieron ganancias después de que datos de la Administración de Información de Energía (EIA) mostraron que las existencias de crudo cayeron en 2.2 millones de barriles la semana pasada, contra el pronóstico de analistas de un reducción de 719,000 barriles.

Los ministros del Petróleo de Arabia Saudita y Kuwait dijeron que sus países trabajarán de forma estrecha con los principales productores de la OPEP y fuera del grupo para reducir el impacto de la escasez de suministros tras el retiro de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán.