El grupo surcoreano Samsung Electronics, líder mundial en celulares y tarjetas de memoria, anunció un alza del 7.3% de su beneficio neto en el segundo trimestre de 2020, en la medición interanual.

Gracias una fuerte demanda en el sector de las tarjetas que compensó el impacto negativo de la pandemia en las ventas de celulares, el beneficio neto fue de 4,660 millones de dólares de abril a junio (5.5 billones de wones).

"La propagación de la Covid-19 comportó cierres y una desaceleración en la actividad de las tiendas y de los sitios de producción de todo el mundo pero la empresa superó el desafío gracias a su amplia cadena de abastecimiento mundial", indicó el grupo en un comunicado.

El impacto de la pandemia, además, fue limitado gracias "al refuerzo de los canales de venta en línea y a una optimización de los costes", agregó.

Samsung Electronics es de una importancia crucial para Seúl, pues el grupo es de lejos el mayor conglomerado familiar surcoreano.

La facturación mundial de Samsung representa una quinta parte del Producto Interior Bruto (PIB) del país.

Corea del Sur, que en febrero era el segundo país del mundo más afectado por la pandemia de Covid-19, después de China, logró controlar la situación con una estrategia de pruebas de diagnóstico y rastreo masivo de los contactos de las personas infectadas.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte el país ha registrado un aumento de contagios del nuevo coronavirus, con decenas de casos importados.

Las repercusiones de la pandemia en el resto del mundo han afectado también a la economía surcoreana, muy orientada hacia las exportaciones.

Estas últimas se desplomaron un 13.6% en el segundo trimestre respecto al mismo periodo de 2019, es decir, la caída más fuerte desde 1974.

kg