El productor regiomontano de harina de maíz Gruma logró en el cuarto trimestre del 2016 un incremento de 24% en ventas, al alcanzar 18,819 millones de pesos, impulsadas por sus operaciones en Estados Unidos, México y Centroamérica, así como por el tipo de cambio.

De acuerdo con el reporte financiero enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, el volumen de ventas se ubicó en las 1,040 miles de toneladas, 6%más a lo reportado en el mismo periodo del 2015, gracias a Gruma Estados Unidos y su subsidiaria en México, Grupo Industrial Maseca (GIMSA).

La multinacional mexicana destacó que, en el país, GIMSA sigue ganando participación de mercado entre los tortilleros, debido a la sustitución del método tradicional (nixtamal) para elaborar tortillas.

Mientras que el flujo operativo (Ebitda) de la compañía en los últimos tres meses del 2016 creció 22% con respecto al mismo periodo del 2015, para alcanzar 3,041 millones de pesos.

La utilidad de Gruma fue de 1,797 millones de pesos, lo que representó un crecimiento de 169%, debido a la cancelación del valor en libros de su inversión neta indirecta relacionada con Monaca y Demaseca.

Deuda controlada

Según el reporte trimestral, la deuda de Gruma entre octubre y diciembre del 2016 se ubicó en 775 millones de dólares, lo que representa una razón deuda Neta-EBITDA de una vez.

Los márgenes de Utilidad Bruta y EBITDA se situaron en 37.5 y 16.2%, respectivamente, en el cuarto trimestre del 2016.

En el periodo reportado, Gruma invirtió 107 millones de dólares, los cuales se destinaron principalmente a su operación en Estados Unidos, para la construcción de su planta de tortillas en Dallas, Texas; la expansión de la planta de harina de maíz en Indiana y la expansión de su planta de tortillas en Florida; en México para la construcción de su planta de tortillas en Monterrey, la reapertura de su planta de harina de maíz en el centro del país, y para aumentos de capacidad de almacenamiento en sus plantas existentes; en Europa para la expansión del molino de maíz en Italia y el aumento de capacidad de almacenamiento en la planta de Ucrania.

Gruma anunció que su nueva planta de Mission México en Puebla tendrá una capacidad instalada para producir anualmente más de 50,000 toneladas de tortillas de maíz, tortillas de trigo, tostadas horneadas y frituras.

Generará 890 empleos y Mission-México se consolida como la empresa líder a nivel nacional en la distribución de tortillas de maíz y tostadas en autoservicios.

Atenderá a clientes y consumidores de los estados de Puebla, el Valle de México, Veracruz y parte del sureste mexicano. (Con información de Notimex)

valores@eleconomista.mx