Rodrigo Lebois Mateos, presidente de Unifin asegura que su empresa no está bien, la está pasando mal, como todos, ante un entorno nacional y mundial desconocido.

“No estamos bien, no creceremos el 15% que teníamos pronosticado, tal vez tengamos un decremento. Hoy el problema no es ganar dinero, es un problema de liquidez y de cuidar a nuestros clientes”, dice el empresario que tiene 27 años de experiencia en su empresa.

La Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom) especializada en arrendamiento de maquinaria para las pequeñas y medianas empresas (pymes) tiene vencimientos de créditos en el corto plazo, requiere generar reservas crediticias, ayudar a sus clientes y capitalizarse.

“Enfrentamos en el pasado retos regionales, pero ahora no la está pasando bien ninguna institución financiera, no sabemos qué pasará, cómo reaccionarán las personas, la economía;” destaca en entrevista.

La empresa tiene vencimientos de préstamos bancarios y estructurados por  12,000 millones de pesos, con la banca comercial, Bancomext y Nacional Financiera.

Por su parte, Sergio Camacho Carmona, director general de Unifin, destaca que las negociaciones con las instituciones financieras tienen un avance del 90% y que están a punto de restructurar y no tener vencimientos de deuda en lo que resta del año.

¿En este momento de restructuración, la baja en las tasas de interés, les ayuda?, se le pregunta a Camacho.

“Estamos estirando la liga para que los vencimientos de este año se vayan a 12 y 18 meses, en esas negociaciones tienes baja en la tasa de referencia, pero existe un ajuste en el spread porque las primas de riesgo han subido. Nuestro costo de fondeo se mantiene similar al pasado, ya que se ha compensado la baja de los réditos con el riesgo que existe en este momento”, detalla el financiero.

Deuda

Unifin tiene deuda por 1,000 millones de dólares, sin vencimientos importantes en el corto plazo, pero una de las ventajas es que lo solicitado en el extranjero está cubierto y en términos generales el costo de fondeo en el exterior es del 10 por ciento. “Todo, principal e intereses está cubierto al vencimiento, la empresa tiene un manejo prudente de riesgos en sus emisiones en dólares. Si no hubiéramos tenido cubiertos los 1,000 millones que emitimos, el desliz del peso habría afectado entre 8,000 y 10,000 millones de pesos el capital”, reitera el directivo que antes de ser nombrado director general de la empresa fue el director de finanzas.

Lebois destaca que ante la realidad de la pandemia, Unifin se acercó con sus clientes para conocer la problemática particular de cada uno de ellos y ayudarlo a superarla. Se llegó a un arreglo con los clientes que buscaron una reestructura a diferir el pago de capital e intereses, lo que les ayuda a no tener que pensar en sus rentas cuando reabran.

“Queremos ser optimistas, no queremos forzar a nuestros clientes a que no tengan un excedente en el pago de sus rentas adicionales, lo que ofrecemos es que paguen la deuda al final de su contrato”, explica durante la videoentrevista.

Alrededor del 20% de los clientes de Unifin, 1,100, de todos los tamaños y sectores solicitaron ayuda. En monto, el pago postergado asciende a los 1,000 millones de pesos de un universo de 7,000 millones de pesos.

“No queremos presentarnos con nuestros clientes como un acreedor, sino como una solución”, asevera el empresario que vivió la crisis de 1995 y la de 2009.

Incremento de capital

Lebois destaca que a principios del año, se propuso a los inversionistas un incremento de capital. Ahora con la realidad que se enfrenta fue lo mejor.

Comenta que 92% de sus socios votó a favor de la inyección de capital. Así que llegarán recurso frescos, aportados por los socios, por 2,520 millones de pesos.

De acuerdo con lo informado por la empresa, la operación consistirá en la emisión de 140 millones de acciones nuevas, que se ofrecerán a los accionistas que tienen derecho de preferencia a un precio de 18 pesos el título.

“Platicamos con las calificadoras (a principios del año) y concretamos que un aumento de capital reforzaría la posición de crecimiento een el 2020, ahora que no existe mucho crecimiento decidimos hacerlo para mostrar al mercado que tenemos una balance sólido y demostrar a nuestros tomadores de papel y fondeadores que creemos en el negocio”, cuenta el presidente del intermediario que se listó en la Bolsa Mexicana de Valores hace cinco años.

“Con el aumento de capital dejaremos a Unifin fortalecida financieramente y creceremos a partir del último trimestre del año y principios de 2021”, pronostica.

Sergio Camacho reconoce que enfrentan una crisis atípica, con choques externos, macroeconómicos, desaceleración de la inversión fija y demanda interna.

“La gente está encerrada, eso afecta los patrones de consumo de la gente, la dinámica de la sociedad, fuimos proactivos en contactar a nuestros clientes y entender su problemática particular”, manifiesta.

Buscamos, continúo, actuar de manera expedita y que la situación de falta de liquidez, no se convierta en un problema de solvencia, analizando a los clientes por sectores y zonas geográficas.

eduardo.huerta@eleconomista.mx