La Bolsa de Brasil cayó más de 2%, tras alcanzar un récord intradía al inicio de la sesión por tomas de ganancias de inversionistas a la espera de definiciones del gobierno del presidente electo Jair Bolsonaro y arrastrada por una fuerte baja de Wall Street.

El Bovespa perdió 2.24%, a 83,796.71 puntos, tras una escalada de 3.1% en las primeras operaciones que llevó al índice a un récord de 88,279.26 puntos.

El volumen financiero de la rueda fue de 24,020 millones de reales, muy por encima de la media del mes de 16,370 millones de reales.

En el mercado cambiario, en tanto, el real se devaluó 1.69% a 3.7040 unidades por dólar.

Bolsonaro, legislador de extrema derecha y capitán retirado del ejército, recibió 55.2% de los votos en la segunda vuelta del domingo frente a 44.8% de su rival de izquierda, Fernando Haddad.

Estrategas de XP Investimentos estimaron que el Bovespa podría llegar a 100,000 puntos para finales de año y que el real se fortalecería entre 3.50 y 3.70 unidades por dólar.

“Para que ese movimiento se sostenga, las reformas son cruciales (...) Si se concretan en el 2019, el índice de acciones podría llegar a los 125,000 puntos”, indicaron.

Las que más cayeron

A nivel local, los papeles preferentes de Petrobras retrocedieron 4.28% tras subir más de 4 por ciento.

Las acciones de Banco do Brasil cerraron con una baja de 1.3%, mientras que las de Itaú Unibanco cayeron 1.84% en una rueda negativa para el sector financiero.

“Los mercados esperan que una victoria política desate un efecto emocional en Brasil, dado el equipo económico más amistoso con los mercados que encabeza Paulo Guedes”, afirmó Yacov Arnopolin, gerente de cartera de Pimco, sobre el principal asesor económico del presidente electo.

Guedes afirmó el domingo que reformar el costoso sistema de pensiones del país será una prioridad para la administración de Bolsonaro.

Los analistas afirmaron que, si antes del término del 2018 se veía un avance en la reforma de las jubilaciones que fuera al menos gradual, “creemos que eso le daría un impulso a los mercados brasileños”.

Racha alcista

El viernes pasado, la bolsa de Brasil subió casi 2%, liderada por las acciones referenciales del mercado, en la última sesión antes del balotaje presidencial del fin de semana en la que destacaron los papeles de Petrobras.

Ese día, el Bovespa subió 1.95% a 85.719,87 puntos. La semana pasada, el referencial ganó 1.78%, para acumular un alza de 8% en octubre.

Esperan definición

La Bolsa había festejado con alzas considerables la victoria de Bolsonaro en la primera vuelta del 7 de octubre por 46% de los votos sobre 29% de Haddad. Pero con eso ya le habían “puesto precio” a la llegada del excapitán del ejército al poder.

“Los inversionistas anticiparon la victoria de Bolsonaro, era algo que se sabía y era muy difícil que no ocurriera (...) Ahora vienen nuevas decisiones y que los inversionistas entiendan qué es lo que va a hacer”, dijo el analista Raymundo Magliano Neto, de Magliano Corretora.

Rafael Cortez, de Tendencias Consultoria, explicó el retroceso de Bovespa y la desvalorización del real por un proceso de toma de beneficios, tras las altas del último mes.

“En buena medida el movimiento de euforia mayor ya había aparecido cuando los sondeos mostraron la consolidación del favoritismo de Bolsonaro. Los movimientos futuros están condicionados a las señales que el gobierno envíe sobre la composición del equipo económico y la reforma del sistema de jubilaciones, que es de lejos el tema que más impacta”, expuso Cortez. (Con información de Reuters y AFP)

valores@eleconomista.mx