Milán- Italia redujo sus costos de financiamiento en una subasta de deuda a un año realizada este miércoles, con lo que atravesó con éxito su primera prueba en el mercado desde que el primer ministro Mario Monti anunció su intención de dejar anticipadamente el cargo.

Los rendimientos de la deuda a un año cayeron a su menor nivel en nueve meses en medio de un aumento en la liquidez en el mercado.

El compromiso del Banco Central Europeo en septiembre de mantenerse listo para comprar bonos de países vulnerables en la zona euro ha respaldado a la deuda italiana y ha contrarrestado los efectos de la incertidumbre política en el país, dijeron analistas.

El Tesoro italiano vendió notas a un año por 6,500 millones de euros (8,450 millones de dólares), como estaba planeado, y pagó un rendimiento de 1.46%, por debajo de 1.76% de hace un mes.

Una ola de ventas el lunes seguida del anuncio de Monti empujó a los rendimientos muy por encima del nivel de 1.25% alcanzado a fines de noviembre.

Los inversionistas vieron la liquidación del lunes como una oportunidad para comprar deuda italiana a un precio barato", dijo Chiara Corsa, estratega de Unicredit en Londres.

"La caída en los rendimientos en la subasta es una buena señal si se considera lo que pasó durante el fin de semana", añadió.

Monti anunció el sábado su intención de renunciar después de que se apruebe el presupuesto del 2013, tras perder el apoyo de PDL, el partido de centroderecha del ex primer ministro Silvio Berlusconi, que posee la mayor representación en el Parlamento italiano.

El anuncio de la salida anticipada del primer ministro tecnócrata desató inquietud entre los inversores sobre las posibilidades reales de que Italia pueda seguir la senda de las reformas económicas.

ros