Las acciones de Siemens Energy abrieron más bajo de lo esperado en su primer día de negociación en la Bolsa de Fráncfort, en la que supone la mayor operación de escisión en la historia de Alemania y que da comienzo a un futuro lleno de desafíos para la empresa tras independizarse de Siemens.

Los papeles de Siemens Energy -que fabrica turbinas de gas, sistemas de transmisión de energía y tiene una participación del 67% en el grupo de aerogeneradores Siemens Gamesa- abrieron a 22,01 euros, dando un valor de mercado de 16,000 millones de euros (18,600 millones de dólares).

Una fuente consultada había dicho anteriormente que las estimaciones eran de un valor de mercado de entre 21,000 y 22,000 millones de euros.

Las acciones habían bajado un 1.9% respecto a los 21.60 euros de salida al mercado, habiendo cotizado en un rango de entre 19.21 euros y 22.98 euros durante el tiempo transcurrido de sesión.

He señalado repetidamente que esperamos que la volatilidad sea alta en las primeras semanas", dijo a Reuters el director financiero de Siemens, Ralf Thomas. "No es una situación específica de Siemens Energy, es lo mismo con cada operación de segregación".

Siemens Energy es la mayor empresa separada de su matriz en Alemania, superando incluso a Lanxess y Covestro, que fueron escindidas del grupo Bayer.

Thomas afirmó dijo que hasta mediados de octubre no se podría tener una primera idea de cómo se valorará Siemens Energy, que compite con General Electric y Mitsubishi Heavy Industries.

Separada de Siemens debido a sus débiles márgenes de beneficio, la división prevé un margen de no más del 1% en 2020 sobre los beneficios antes de intereses, impuestos y amortización antes de partidas extraordinarias (EBITDA), debido a la crisis del coronavirus y a la debilidad del negocio de turbinas eólicas en tierra firme.

Este margen debería aumentar entre un 6.5% y un 8.5% en 2023, gracias a más de 1,300 millones de euros de recortes de gastos que, según una fuente, incluirán el cierre de algunas de las plantas de producción del grupo.

Siemens AG ha cedido inicialmente el 55% de Siemens Energy con la salida a bolsa, pero planea reducir su participación directa restante del 35.1% de manera significativa dentro de los 12-18 meses de la cotización. El fondo de pensiones de Siemens posee un 9.9% de Siemens Energy.