El grupo petrolero anglo-holandés Royal Dutch Shell registró una pérdida neta de 18,100 millones de dólares en el segundo trimestre tras proceder a una gran depreciación de activos para reflejar los efectos de la pandemia, anunció la compañía.

En el mismo período del 2019 Shell había obtenido una utilidad de 3,000 millones de dólares, indicó en un comunicado.

La compañía incluyó en sus cuentas trimestrales una carga de 16,800 millones de dólares para tomar en cuenta la baja del precio del petróleo por la caída de la demanda provocada por la pandemia.

Igual que su competidora BP, Shell decidió incluir esta importante depreciación en un solo trimestre, aunque esto le obliga a publicar resultados con grandes pérdidas.

El grupo también tuvo que revisar a la baja el valor de sus activos teniendo en cuenta la debilidad de los precios del petróleo a causa de una demanda lastrada por la crisis sanitaria.