Banco Santander abonará el próximo día 1 de agosto un dividendo de 0.065 euros por acción a cuenta por los beneficios del ejercicio 2018, según ha comunicado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La presidenta de la entidad, Ana Botín, ya anticipó que el consejo de administración del banco propondrá incrementar 4.5% el dividendo con cargo a los resultados del 2018, hasta 0.23 euros por acción.

El dividendo correspondiente al 2018 se abonará en cuatro pagos, tres en efectivo de 0.065 euros por acción y otro de 0.035 euros correspondiente al programa de dividendo flexible de la entidad, que permite a los accionistas recibir el dividendo en acciones.

Según informó Banco Santander, el último día de negociación de la acción con derecho al cobro de dicho dividendo será el viernes 27 de julio, cotizando ya exdividendo el lunes 30 de julio.

De cara al dividendo correspondiente al ejercicio 2019, la intención del máximo órgano de gobierno de Santander es abonar el dividendo íntegramente en efectivo en dos pagos, uno a cuenta en noviembre y otro complementario en mayo del año siguiente.

Según Botín, esta estructura de pagos “no supone una reducción de la remuneración total para el accionista respecto a la modalidad de pago anterior”. Además, el nuevo esquema de pagos es más eficiente al reducirse los costos operativos.