La firma con participación estatal Petróleo Brasileiro SA reportó este martes resultados trimestrales que incumplieron las expectativas, aunque la gerencia señaló un potencial aumento de la producción en el segundo trimestre debido a un mayor bombeo de nuevas plataformas.

Petrobras, como es conocida la empresa, reportó una utilidad trimestral de 4,030 millones de reales (1,020 millones de dólares), una baja de un 42% respecto al mismo período del 2018.

El monto estuvo por debajo de la estimación de Refinitiv de 5,360 millones de reales. Al igual que en trimestres previos, los resultados fueron opacados por contigencias judiciales y otros ítems extraordinarios que se han vuelto recurrentes en una firma que en los últimos años ha estado en el centro de las mayores investigaciones sobre corrupción del mundo.

Si se ajustan esos ítems extraordinarios, incluidos 1,300 millones de reales en contingencias judiciales debido a una disputa en curso con un prestamista de plataformas en quiebra, Petrobras dijo que habría reportado una utilidad trimestral de 5,100 millones de reales.

La producción trimestral de crudo de Petrobras cayó un 4% respecto al período previo, una cifra que fue reportada parcialmente por el regulador del sector en Brasil. La compañía atribuyó la disminución, en parte, a una serie de paralizaciones.

La empresa dijo que la producción de Petrobras en abril creció a 2.61 millones de barriles por día (bpd), y la plataforma P-74 de la compañía completó su período de alza gradual del bombeo el 2 de mayo, alcanzando los 150.000 bpd.

"La expectativa es que la producción de petróleo aumentará en el segundo trimestre debido a que nuevos complejos avanzan en el proceso de aumento del bombeo", escribió la compañía.