Las reservas de petróleo en Estados Unidos se dispararon en más de 15 millones de barriles la semana pasada, un aumento histórico que sorprendió al mercado, que esperaba una ligera baja de inventarios.

Pese a ello, los precios del petróleo cerraron estables en Londres y Nueva York. En Nueva York el West Texas Intermediate cedió 0.35%, cerrando a 45.52 dólares. En Londres el barril de Brent del mar del Norte tuvo alza de 0.10%, a 48.86 dólares.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación cedió 0.29% a 44.30 dólares el barril.

“El fuerte e inesperado aumento de reservas de petróleo y gasolina en Estados Unidos simplemente borró las ganancias del mercado petrolero”, explicó David Madden, analista de CMC Markets.