La reforma fiscal de Estados Unidos traerá consigo varios efectos sobre México.

El inmediato, que ya se está observando, es una mayor fortaleza del dólar no sólo sobre el peso sino contra la mayoría de las divisas.

El peso se ha depreciado 8.07% frente a la divisa estadounidense en un lapso de tres meses.

El 11 de septiembre, el tipo de cambio interbancario se ubicaba en 17.6525 pesos por dólar; hoy la cotización era de 19.0775 pesos por billete verde, de acuerdo con datos del Banco de México (Banxico).

Lo anterior se traduciría, para una empresa exportadora mexicana, en que sus productos serán más competitivos en Estados Unidos (al venderse por menos dólares). México exporta a Estados Unidos más de 80% de sus productos.

En la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) hay emisoras cuya buena parte de sus ingresos obtienen de Estados Unidos: Bimbo es una de ellas.

De enero a septiembre de este año, la panificadora reportó ventas por 196,584 millones de pesos, 51.56% lo obtuvo de Estados Unidos y Canadá, de acuerdo con su estado de resultados.

Cuervo —otra— ha logrado ingresos por 17,620 millones de pesos al noveno mes del año, de los cuales, 68.51% lo consiguió en Estados Unidos.

En empresas del sector automotriz, 58% de los ingresos de Nemak —parte del conglomerado Alfa— proviene de la región de Norteamérica. En Rassini, que fabrica autopartes para distintas armadoras,  90% de sus ingresos es de la región de Norteamérica.

La reforma fiscal que se está discutiendo en Estados Unidos propone una disminución de 35 a 20% en la tasa federal de impuesto a las empresas.

“Lo que veo es que, si se aprueba la reforma fiscal en Estados Unidos, la Secretaría de Hacienda debería reaccionar en la misma sintonía (...) Algo parecido a la política monetaria, el Banxico ha hecho incrementos paralelos a las decisiones de política monetaria de la Reserva Federal”, dijo Armando Rodríguez, analista de Signum Research.

otro aumento a las tasas

Ayer, la Reserva Federal (Fed) incrementó 25 puntos base su tasa de interés. En México, se espera que el Banxico haga un movimiento similar hoy en su tasa de referencia. De cumplir con la expectativa, la tasa del Banxico será de 7.25 por ciento. Como referencia, el banco central mexicano tenía su tasa de interés en 3% a finales del 2015.

Sobre una posible salida de empresas establecidas en México para instalarse en Estados Unidos, “sería una medida extrema”, explicó Rodríguez.

“Para México puede representar un reto por competitividad (atracción de inversión extranjera) aunque es también un beneficio en la medida en que nuestra relación comercial siga siendo tan importante”, detalla Ve por Más (BX+) en un análisis.

El regreso de empresas a Estados Unidos se traducirá en más empleo y en un mayor crecimiento del Producto Interno Bruto estadounidense. Además de los beneficios tradicionales, destacan los impactos por Fusiones y Adquisiciones; Pagos de Dividendos, y Valuaciones en empresas, destaca BX+.

Otro punto a seguir de la reforma fiscal es cuándo se aprobará y cuándo podría entrar en vigor. De aprobarse antes de que acabe el 2017, podría entrar en vigor en el 2018, además se traduciría en un gran impulso político para Donald Trump. De extender su discusión hacia el primer trimestre o mediados del 2018, se haría efectiva hasta el 2019, de acuerdo con Rodríguez.

“Por esta razón, la misión principal de las autoridades fiscales mexicanas, en este caso, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, podría ser la de redoblar los esfuerzos de fiscalización y redoblar los esfuerzos para incrementar la base de contribuyentes, necesariamente”, detalló Deloitte.

mario.calixto@eleconomista.mx