Al igual que los pilotos de aeronaves realizan un intenso entrenamiento en simuladores de vuelo como parte de su formación, los simuladores de trading ofrecen una herramienta valiosa para quienes pretenden ampliar sus conocimientos en los mercados financieros. Algunos conceptos importantes a la hora de adentrarse en el mundo de los simuladores de trading son:

Los simuladores de trading plantean la posibilidad de realizar operaciones financieras sin la necesidad de involucrar dinero real. Existe una amplia variedad de alternativas, tanto en lo que respecta a la sofisticación de las plataformas como a la información de precios y retornos que procesan.

Algunos simuladores permiten operar en base a la performance histórica de precios, es decir, nos permiten experimentar los retornos históricos de un índice como el S&P 500 o de una acción individual y tomar decisiones de compra o venta como si estos retornos se estuvieran produciendo en la actualidad.

En estos casos, el trader toma decisiones de compra y venta como si estuviera operando en tiempo real, sin embargo, los movimientos de precios replican patrones del pasado, muchas veces períodos que tienen años o incluso décadas de antigüedad.

En la mayoría de los casos, estos simuladores pueden alternar aleatoriamente diferentes períodos históricos, sin necesariamente replicarlos en el orden real en el cual ocurrieron. Por ejemplo, los retornos de cada día puntual pueden ser basados en datos históricos, pero pueden reproducirse en un orden aleatorio, es decir, sin respetar la línea de tiempo real.

Esta metodología expone al operador a diferentes escenarios posibles basados en movimientos reales de precios. Una ventaja importante de esta clase de simuladores es que pueden utilizarse en una cantidad ilimitada de ocasiones, sin que los movimientos de precios se vuelvan predecibles para el operador en la medida que éste se familiariza con la evolución histórica de los mismos.

Además, en los simuladores históricos puede acelerarse el paso del tiempo para que la operación llegue a su fin en forma anticipada, lo cual puede ser una ventaja importante en operaciones de mediano o largo plazo.

Especialmente en contextos de mercados laterales, puede transcurrir una cantidad considerable de tiempo hasta que se resuelva una operación. Esto quiere decir que los precios pueden lateralizar durante un largo tiempo sin llegar ni al precio objetivo de ganancia ni al nivel de stop para protección de pérdidas.

En casos como éste, acelerar virtualmente el paso del tiempo facilita la posibilidad de realizar una práctica más intensiva y dinámica

Otros simuladores, en cambio, permiten practicar con operaciones virtuales de mercado en tiempo real. Es decir, en lugar de incorporar datos sobre retornos pasados en los mercados, procesan los precios reales de los activos en tiempo presente.

Operar con precios reales es claramente beneficioso en cuanto a la experiencia del operador, ya que tiene una cuota de realismo que los simuladores basados en retornos históricos no pueden ofrecer. Esto no solo es importante en lo que respecta a los precios, sino también a todo el contexto que rodea a dichos movimientos de precios.

Cuando se practica en un simulador en tiempo real, el operador dispone de la posibilidad de analizar las noticias y las opiniones de diferentes analistas sobre las perspectivas de diferentes clases de activos. Esto claramente enriquece el valor de la experiencia y la hace más realista.

Muchos de los mejores simuladores de la actualidad son provistos por las plataformas online de trading. Es decir, se opera en forma prácticamente idéntica a la operatoria real, con la única diferencia de que los saldos de dinero no son reales.

Cuando el simulador replica fielmente el funcionamiento de la plataforma de trading, el operador se beneficia en cuanto a lo que tiene que ver con cuestiones prácticas y operativas.

¿Cómo acceder a la información y gráficos de precios?

Los diferentes tipos de órdenes de compra-venta que existen y la manera de implementarlas, y el impacto del apalancamiento sobre las ganancias o pérdidas de la posición, son algunos de los aspectos que los simuladores basados en plataformas reales de trading resuelven con especial solvencia.

En todos los casos, es importante recordar que los aspectos psicológicos y emocionales pueden ser tan importantes como la parte analítica y estratégica a la hora de operar en los mercados. Esto tiene implicancias importantes cuando se pasa de un simulador de trading a operar con dinero real.

El stress y la presión que implican tener dinero en riesgo pueden tener efectos negativos sobre nuestra claridad mental y capacidad para tomar decisiones. Entonces, es conveniente pasar paulatinamente del simulador a la operatoria real, aumentando gradualmente el monto de dinero en riesgo para adaptarnos en forma adecuada a las demandas psicológicas que implica operar con dinero real.

[email protected]