La empresa alemana de ropa deportiva Puma espera un gran impacto en sus resultados por las medidas impuestas para contener la pandemia de coronavirus hasta bien entrado el segundo trimestre, pero ve una fuerte mejora después de eso.

Las acciones de Puma caían un 2.9% a las 11:00 GMT, lo que las situaba entre las que mayor pérdida en el referencial europeo STOXX 600.

La redacción de las perspectivas parece más suave de lo que habíamos anticipado, incluso para los cautelosos estándares de Puma", observó el analista de Jefferies James Grzinic.

Para todo el año, la empresa ve al menos un aumento moderado en las ventas en moneda constante, con un potencial de alza, y una mejora significativa en comparación con 2020 tanto para su beneficio operativo como neto.

"Calculamos que el impacto negativo seguirá durante el primer trimestre y parte del segundo, pero esperamos ver una mejora en la segunda mitad del año", dijo en un comunicado el presidente ejecutivo, Bjørn Gulden.

"Vemos que la gente de todo el mundo quiere practicar más deportes tan pronto como las restricciones se lo permitan".

Las ventas del cuarto trimestre aumentaron 9.1% ajustado por moneda a 1,520 millones de euros (1,850 millones de dólares) y el beneficio operativo subió 14.6% a 63 millones de euros, en línea con pronósticos de analistas de 1,520 millones y 62 millones de euros, respectivamente.

Puma dijo que el crecimiento en el cuarto trimestre fue impulsado por China y su región de Europa, Oriente Medio y África, pese a las medidas de contención del virus en Europa. Señaló que aproximadamente la mitad de las tiendas que venden sus productos en Europa están actualmente cerradas.

Su rival Nike elevó en diciembre su pronóstico de ventas para todo el año después de que la demanda de ropa deportiva al aire libre generó un aumento del 84% en las ventas en línea.