¿El rey ha muerto, viva el rey? Después de la tremenda montaña rusa que hizo sacudir a todos los inversores que se abalanzaron sobre el bitcoin durante 2017, ahora llegó el tiempo de curarse las heridas. Y de mirar qué otras alternativas "imperdibles" de inversión hay dando vueltas por ahí.

Por eso pasó a destacarse la fabulosa rentabilidad ofrecida por otra criptomoneda mucho menos conocida, el ripple, que en solo 12 meses arrojó una ganancia del 36,000%. Encima, según los especialistas, con una volatilidad que no sería tan extrema como la del bitcoin.

Es que el balance financiero del año que se acaba de terminar confirmó que invertir en esta moneda virtual no es algo apto para cardíacos. De un valor de 1,000 dólares en enero de 2017, en menos de un año llegó a rozar el récord de 20,000 dólares, lo que hizo soñar a miles de inversores con el descubrimiento de la piedra filosofal, por lo menos en clave financiera. Todas las criptomonedas arrastran con la incómoda sospecha de ser meras inversiones especulativas. Es decir, de riesgo y rentabilidad elevados.

Por supuesto, siempre resulta muy tentador "jugar unas fichas en el casino" de las finanzas internacionales y diversificar al menos una parte ínfima de la cartera en inversiones altamente riesgosas. Quienes sí supieron salir a tiempo de la corrección que sufrió el bitcoin hacia fines del año pasado —después de ganar un 2,000%, cayó un 43%, para luego recuperarse con una subida del 44%—, pueden sentirse orgullosos de haber hecho un increíble negocio, de esos que se dan muy de vez en cuando.

Para todos los demás, el golpe fue duro, sobre todo si decidieron ingresar al bitcoin cuando ya había empezado su incomparable escalada en noviembre pasado.

18 veces más

Aquellos que "se quemaron" con el bitcoin y creen que van a llorar si ven otra criptomoneda, tal vez el ripple les haga cambiar de opinión. Porque si les tentó el 2,000% de rentabilidad que lucía el bitcoin, ¿cómo reaccionarían al saber que se podía ganar hasta 18 veces más? Justamente, la ganancia que obtuvo quien eligió el ripple en lugar del bitcoin durante 2017 fue del 36,000%, algo que solo pasa una vez en la vida.

Para quienes se pongan a buscar la cotización de esta moneda virtual menos mediática y que todavía no se puso de moda, su ticker o código bursátil es XRP y, en los últimos 12 meses, pasó de valer 6.4 milésimas de dólar (0,0064) a tan solo 2.34 dólares.

Por supuesto, frente a los casi 20,000 dólares que llegó a cotizar el bitcoin, el precio del ripple parece poca cosa. Pero como se puede invertir en fracciones de bitcoin, al final, el monto invertido no marca la diferencia.

Sin embargo, con una capitalización bursátil de 91,200 millones de dólares, el ripple logró desplazar del segundo puesto al ethereum entre las monedas virtuales más negociadas, según datos publicados por CoinMarketCorp -el bitcoin, mientras tanto, tiene una capitalización de 230,700 millones de dólares-.

¿Nace la ripplemanía?

¿Por qué los analistas consideran que puede nacer una ripplemanía? Por el origen de esta divisa, que difiere de la de su competidora más famosa. Fue la start up californiana Ripple Labs que lanzó el ripple en 2012, cuatro años después de que el bitcoin viera la luz, con el objetivo de usar la tecnología blockchain para facilitar los pagos interbancarios.

Justamente, el ripple es hoy utilizado por más de 100 bancos, los cuales adoptaron su protocolo de pago electrónico atraídos por su concepto de nacimiento: las transacciones transfronterizas realizadas en XRP son instantáneas, cuando las demás toman varios días. Y la comisión que cobra Ripple Labs por el uso de su divisa es muy baja.

Al igual que el bitcoin, el ripple es una moneda descentralizada que no es emitida por ningún banco central. Pero a diferencia del bitcoin y las demás criptomonedas, su volatilidad es menor, puesto que la empresa que la creó sigue conservando dos tercios de los casi 100,000 millones de dólares en circulación.

Por lo menos, si de verdad está naciendo una ripplemanía, los primeros fanáticos están en Asia. "Los asiáticos están como locos con el ripple", afirmó el especialista Alexei Ivánov, de Polynom Crypto Capital, fondo de inversión especializado en criptomonedas y blockchain.

De hecho, a fines de diciembre pasado, un 25% de las transacciones con ripples eran originarias de Corea del Sur, y un 10% de Hong Kong. Y según la revista Forbes, el éxito actual de esta divisa va a hacer que Coinbase, la plataforma de intercambio que ya incluye a criptomonedas como el bitcoin, ethereum y litecoin, incluya en 2018 al XRP entre sus opciones.

El punto débil

Sin embargo, a pesar del inmenso atractivo que hoy exhibe el ripple y las demás criptomonedas entre los inversores, sigue siendo amplio el consenso entre los expertos de que se está ante un mercado altamente especulativo, con los riesgos que eso implica.

Pero además, últimamente ha surgido un peligro tal vez aún mayor: el hackeo de cuentas bancarias y el robo de divisas virtuales, una modalidad delictiva que se está dando con más frecuencia. Hace menos de un mes, la plataforma surcoreana de intercambio de criptomonedas YouBit tuvo que declararse en quiebra tras sufrir un robo masivo de bitcoins.

No es la primera vez que esto sucede entre las empresas del sector, por lo que habría que considerar seriamente este riesgo a la hora de decidirse a invertir en ripples. No vaya a ser que un ataque de piratas informáticos termine provocando una corrida financiera y hunda su cotización.

erp