Procter & Gamble Co reportó el jueves ventas trimestrales por debajo de las expectativas del mercado por primera vez en más de un año, golpeada por la debilidad de su negocio de productos femeninos y de cuidado para bebés, que comercializa marcas insignia como Tampax y Pampers.

La compañía ha hecho enormes inversiones para desarrollar nuevos productos, mejorar el empaquetado y el márketing en su intento por atraer a consumidores más jóvenes y enfrentar la competencia de rivales como Unilever, Reckitt-Benckiser y empresas locales.

Lass ventas de productos del hogar y bienes fabricados de PG, su principal negocio, aumentaron 4.0% a 5,790 millones de dólares, mientras que el segmento de cuidado femenino y de bebés facturó sólo un 1.0% más, a 4,580 millones de dólares, con ambas cifras por debajo de las estimaciones.

La compañía dijo que parte de la debilidad fue causada por una baja en los niveles de inventarios en Japón, después de un incremento importante de las existencias antes de que entrara en vigencia un alza de impuestos a las ventas.

Aún así, P&G elevó sus previsiones de ganancias estructurales del año fiscal 2020 a un alza por acción de entre 8% y 11% respecto al rango anterior de 5%-10 por ciento.

Las ventas netas crecieron 4.6% a 18,240 millones de dólares pero quedaron por debajo de las estimaciones de los analistas de 18,370 millones de dólares, de acuerdo a datos de IBES de la firma Refinitiv.

Las ganancias netas atribuibles a los accionistas subieron 16.4% a 3,720 millones de dólares en el trimestre finalizado el 31 de diciembre. Excluyendo ítems extraordinarios, la utilidad alcanzó 1.42 dólares por acción, superando la proyección del mercado de 1.37 dólares por papel.