Los futuros del crudo subieron el viernes, culminando también con avances la semana y el mes, después de que otra disminución en el número de plataformas petroleras en Estados Unidos indicó que la producción doméstica del hidrocarburo podría caer en los próximos meses.

Los precios también tuvieron un impulso de otro reporte que mostró que en agosto la producción de petróleo en Estados Unidos fue la tercera más baja en el año.

El crudo Brent, la referencia global del mercado, subió 76 centavos, o 1.6%, y cerró a 49.56 dólares por barril. En la semana avanzó 3%, y en todo octubre la ganancia fue de 2 por ciento.

El petróleo referencial estadounidense subió 53 centavos, a 46.59 dólares por barril, ganando 3% en la semana y 4% en el mes.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación cerró la semana con un avance de 0.36% vendiéndose a 39.32% el barril.

Los precios del petróleo habían mantenido una tendencia alcista desde el repunte de 6% el miércoles, disparado por un crecimiento menor al esperado de los inventarios de crudo en Estados Unidos y disminuciones mayores a las estimadas en las existencias de gasolina y diésel.

Perdieron racha positiva

Las empresas de energía de Estados Unidos retiraron 16 plataformas petroleras en la semana finalizada el 30 de octubre, llevando el total de las plataformas operativas a 578, el número más bajo desde junio del 2010, dijo la firma de servicios petroleros Baker Hughes Inc en un reporte.

La caída fue una señal de que los precios bajos siguen alejando a los productores de los pozos, dando indicios de que podría haber una menor producción en los próximos meses.

Pero mientras el bombeo local baja, los suministros globales siguen creciendo, poniendo a prueba la capacidad de almacenamiento y golpeando los resultados de las petroleras.

Petróleos Mexicanos dijo que se enfocará en el West Texas Intermediate como parte de un histórica importación de petróleo de Estados Unidos.

El jefe de nuevos negocios de Pemex, José Manuel Carrera, dijo que espera que el primer cargamento llegue antes del final del año, con un volumen de entre 200,000 y 300,000 barriles.

Pemex informó la semana pasada que recibió una licencia de un año a partir de octubre del Gobierno de Estados Unidos para importar hasta 75,000 barriles por día de crudo ligero estadounidense y procesarlo en sus refinerías.