El peso mexicano inició abril con un fuerte retroceso contra el dólar. Tras haberse depreciado 26% durante el primer trimestre de 2020, la divisa mexicana amplió su caída. Las operaciones ubicaron el tipo de cambio en 24.4140 unidades, frente a 23.7980 unidades de su cierre de ayer.

El movimiento en la cotización, con datos oficiales del Banco de México (Banxico) arroja para el peso un retroceso de 61.60 centavos o 2.59 por ciento. Los temores ante la crisis del coronavirus, la posibilidad creciente de una recesión y los precios bajos del petróleo se reflejan en el cruce.

 

El miedo a la recesión

En su peor momento de la jornada, la paridad alcanzó un dato máximo de 24.6155 unidades por dólar. Una oferta que realizó el Banxico de 5,000 millones de dólares ofrecidos en subasta como medida para dotar de liquidez al mercado interbancario local ayudó a recortar el movimiento.

La encuesta del Banxico a especialistas del sector privado mostró el pesimismo respecto de la economía mexicana. Los expertos prevén que el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano se contraerá 3.50% al cierre de 2020, mucho más que su dato de 0.90% de la encuesta anterior.

La gravedad de la pandemia y la dinámica económica llevaron a que la agencia calificadora S&P disminuyera recientemente la nota para la deuda mexicana y el crudo local perdió 81.35% de su valor en el trimestre. La dificultad operativa de Pemex apróxima su deuda a bono basura.

El dólar en el mundo

Los temores levantaron al dólar contra sus principales pares. El Índice Dólar (DXY), que compara a la divisa más negociada del mundo frente a otras seis monedas de referencia, registró una ganancia de 0.48% a un nivel de 99.52 unidades. Como el peso, las otras divisas emergentes cayeron.

[email protected]