El grupo constructor portugués Mota-Engil prepara el lanzamiento de un Certificado de Proyectos de Inversión (Cerpi) en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) por un monto que aún no ha sido revelado.

La multinacional indicó, a través de documentos presentados a la BMV, que los recursos que capte del mercado serán para invertir en proyectos de infraestructura, energía y turismo.

Dichos sectores económicos en México, cita, tienen potenciales oportunidades de inversión como efecto del programa nacional de infraestructura, la reforma energética aprobada en el 2013 y el auge del turismo que ha colocado al país en el sexto destino más visitado en el mundo, según cifras oficiales.

Mediante la solicitud presentada a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Mota-Engil expuso que planea colocar el instrumento en este año bajo la clave de pizarra MOTAPI.

Añadió que el administrador del Cerpi será la Administradora para el Desarrollo-MEM, una afiliada la de la constructora portuguesa que no cuenta con un historial de operaciones.

Los Cerpi son vehículos financieros para invertir en el sector de infraestructura y energía. Surgieron en el 2015, junto con el Fibra E.

México, principal mercado

El constructor Mota-Engil tiene presencia en 22 países de Europa, África y América Latina, ha desarrollado proyectos de construcción en más de 40 países.

En Latinoamérica, México será la principal fuente de crecimiento de la empresa con sede en Portugal, debido a los proyectos de infraestructura que ha ganado recientemente, como la conservación del tramo carretero Coatzacoalcos-Villahermosa, así como la participación en el sector de energía a través del proyecto Fénix, indicó la emisora.

En México inició operaciones en el 2008 con la construcción de la autopista Perote-Xalapa junto con la empresa Isolux. Además, fue el primer operador privado de producción de energía por los activos de exploración la Generadora Fénix, con una capacidad de producción de 288 megavatios (mw), con potencial para alcanzar 2,000 mw.

En infraestructura mantiene las concesiones de un tramo de la autopista Cardel-Poza Rica, en Veracruz, de 105 kilómetros de la autopista Tuxpan-Tampico, en Veracruz. Además, de la autopista urbana Siervo de la Nación, en el Estado de México, la construcción de la carretera de Compostela-Las Varas y la primera fase del tren ligero de Guadalajara, en Jalisco.

judith.santiago@eleconomista.mx