Movimiento sorpresa en el capital de Duro Felguera a escasas semanas de que la compañía lance la ampliación de capital para cumplir con el plan de reestructuración de la deuda.

Un inversionista mexicano, a través de vehículos societarios situados en Londres y Suiza, compró el fin de semana a la familia Álvarez Arrojo 24.3% de la empresa y se ha convertido en el mayor accionista.

La operación, realizada a espaldas de la empresa, supone el pago de 12 millones de euros, lo que significa valorar a Duro Felguera a 0.30 euros por acción, por encima de los 0.29 euros por título a los que cerró el viernes.

Ayer, sus títulos se dispararon en la Bolsa de Madrid 20.45%, hasta los 0.34 euros, siendo el mejor valor del Mercado Continuo.

En concreto, Petroza Limited, sociedad perteneciente al holding Treza Assets, envió el viernes una carta a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, en la que asegura que suscribió un acuerdo con Inversiones Somió (familia Álvarez Arrojo) para la adquisición de un paquete representativo de 24.3% de Duro Felguera “por un importe de 12 millones de euros”.

Salida honrosa

El mexicano Mauricio Treviño Zambrano, , socio fundador de Petroza y vinculado con la familia fundadora de Cementos Mexicanos (Cemex), con fuertes intereses en España, detalló que, mediante su sociedad de inversión, gestiona activos por un valor de más de 1,o00 millones de dólares y participa en compañías dedicadas al sector minero y de oil&gas, entre las que destacan MiningSX y Oil&GasSX.

Entre otros proyectos aparece como promotor de un fondo denominado Desert Hill Fund, con intereses en Kurdistán.

Con la toma de 24.3%, Treviño figura como el principal candidato a hacerse con el control de Duro Felguera si acude a la ampliación de capital diseñada por la dirección junto a Fidentiis.

“Duro Felguera necesita urgentemente recapitalizarse y Petroza desea liderar la compañía en su futuro”, asegura el mexicano.

El inversionista también aclara que iniciará los trabajos de due diligence (auditoría de activos) de Duro Felguera para conocer el estado real de la compañía con la intención de quedarse.

“Tras la toma de control y refinanciación de Duro Felguera, la intención de Petroza, como accionista de referencia, es la de trazar un plan de negocio que permita maximizar el valor para los accionistas”, explica.

La venta de 24.3% de Duro Felguera representa una salida honrosa para la familia Álvarez Arrojo.

Los bancos culpan a la familia asturiana y, especialmente, al expresidente Ángel del Valle, de situar a Duro Felguera al borde de la quiebra.

El actual presidente de Duro Felguera, Acacio Rodríguez, trabaja en el diseño de un nuevo plan estratégico y en la elaboración del folleto para la ampliación de capital.

La compañía dispone de 100% de las adhesiones a su plan de salvamento después de que BBVA se sumase hace unos días a la reestructuración de la empresa, que pasa por una quita sobre 75% de la deuda financiera, de unos 233 millones de euros.

Además, los bancos se han comprometido a aportar nuevas líneas de crédito por 100 millones de euros siempre que salga adelante la ampliación de 125 millones de euros.