Siendo el verano productivo en el hemisferio norte, y con la producción estableciéndose en el cinturón productor norteamericano, ¿qué tipo de producción estaremos viendo para maíz y para soya? ¿Qué pasara con los trigos primaverales que se sembraron en las praderas del norte? ¿Qué nivel de precios estaremos viendo para granos y oleaginosas en los tiempos de cosecha en el otoño? ¿Por qué están siendo volátiles los precios en Chicago últimamente?

La verdad es que podría seguir sumando más y más preguntas, pero la que terminaría siendo de más relevancia sería sin duda cuestionarnos el impacto que los precios de granos y oleaginosas tendrán en nuestro bolsillo, sin importar si eres productor o eres consumidor, y ahí es donde toma mucha relevancia lo que termine siendo este ciclo agrícola en curso.

Si las anteriores preguntas te subyugan, no eres la única persona, y la verdad no es posible encontrar a alguien con la verdad absoluta y si entre tanto ruido alguno le atina, piensa que hasta un reloj de manecillas descompuesto da bien la hora al menos un par de veces cada 24 horas... sea lo que sea, como es tiempo de hacer pronósticos, no es ajeno que también se hagan apuestas, y en eso tanto los que tienen o necesitan se comportan igual que quien sólo está tratando de lucrar sin interés de la dirección del precio. Para ser más claros digamos que si eres comprador y no compras porque sientes que el mercado va a bajar, estás especulando, y si eres productor agrícola y no vendes porque sientes que el mercado va a subir, estás especulando, tanto o más que quien pone dinero en una dirección o en otra sin más oficio que tratar de montarse en el mercado, surfeando la ola correcta sin que termine revolcándolo.

Con lo anterior expresado, digamos que progresivamente en el curso del ciclo agrícola vemos modelos climáticos en prospectiva y extrapolamos instancias de producción usando dichos pronósticos, y de eso hemos estado viviendo en estos últimos dos meses al menos, del pronóstico climático y su efecto en los rendimientos de las plantas en cuestión. Bien, hagamos ahora un parteaguas si me permites, para dejar a la vista el primer relevamiento objetivo sobre el cultivo en proceso, y ese relevamiento viene de la autoría del USDA (Departamento de Agricultura Norteamericano, por su sigla en inglés), quien este próximo jueves hará una estimación de oferta y demanda mundial, así que los ojos puestos en sus estimaciones.

Muy seguramente te preguntarás por qué esta gente del USDA es tan referente... y la respuesta es que, en teoría, lo único que hacen es un relevamiento objetivo de lo que pueden medir bajo su metodología, que no es buena, y no es mala, es simplemente repetitiva y sin partido, por ello se usa como referencia, muchos participantes en el mercado usan la información del USDA como guía de lo que está sucediendo en el mundo respecto de fundamentales y es la referencia desde la que se hacen apuestas o planteamientos... respecto del USDA sólo diré que no debes olvidar que es un organismo que trabaja estadística para que en las instituciones pertinentes se haga planeación de política agroindustrial. Por ende, no es labor del USDA formalizar opinión de mercado. Rematemos este tema con la médula de lo que pretendo establecer en esta intervención y diré que este jueves entrante dicho reporte nos dejará ver la primera opinión material objetiva del ciclo agrícola en marcha, las anteriores han sido meramente proyecciones, pero ahora con el maíz entrando en madurez, y la soya evolucionando rápidamente, hay más capacidad de mesurar rendimientos potenciales... lo que nos lleva a la siguiente idea.

El USDA había proyectado una producción total de maíz en Estados Unidos de 362 millones de toneladas, y de 116 millones de toneladas para soya, de igual manera, para todas las variedades de trigo un total de 48 millones de toneladas... la idea ahora es ver si con lo que ha influido el clima, esa cifra es mayor o menor... y si me apuras, para maíz hay mucha comezón pues hay analistas que hablan de 344 millones de toneladas para maíz, 112 para soya, y le dejan los 48 millones igual al trigo que en estos momentos sufre más por calidad que por cantidad.

Como puedes ver, estamos en zona de balazos porque hay gente apostando a que el precio suba o que el precio baje, y en esto, sólo uno de ambos bandos va a tener la razón, ¿en qué bando quieres estar? Bueno pues yo te recomiendo que dejes que esta locura de adivinanza no se haga tu calvario, administra tus riesgos y protege lo que más daño pueda llegar a hacerte en caso de que lo que opines no sea lo correcto, hay casinos más divertidos que este, y si le quieres poner una ficha a la apuesta alcista o bajista, no olvides que el que se lleva se aguanta y que los mercados se mantienen irracionales más tiempo que tu solvente. La última pregunta, si me permites: ¿será que en eso de administrar riesgos estás en buenas manos?

Ánimo

*[email protected]