Los precios del petróleo se mantuvieron estables este jueves respaldados por una saludable demanda global, pero frenados por el aumento en la producción de Estados Unidos que socava los esfuerzos liderados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para recortar suministros y apuntalar el mercado.

Los precios recibieron cierto apoyo de la demanda saludable. La OPEP dijo el miércoles que se espera que el consumo de petróleo crezca en 1.62 millones de barriles por día (bpd) en el 2018.

Los mercados se ven presionados por el aumento en la producción de Estados Unidos, que alcanzó otro récord la semana pasada a 10.38 millones de bpd, ascenso de más de 23% desde mediados del 2016.

Se espera que la producción de crudo de EU, que ya superó a la del principal exportador, Arabia Saudita, se eleve a más de 11 millones de bpd este año, desplazando del primer puesto a Rusia.

El aumento de la producción de EU así como el incremento de la producción en Canadá y Brasil está minando los esfuerzos de la OPEP para retener los suministros a fin de impulsar los precios.

La OPEP y otros productores no pertenecientes a la organización, liderados por Rusia, comenzaron a recortar el suministro en enero del 2017 para borrar una saturación global de crudo que se había acumulado desde el 2014.

La OPEP dijo que su producción combinada se redujo en 77,000 bpd a 32,186 millones de bpd en febrero, liderada por declives en Irak, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela.

Estos recortes y el aumento de la producción de EU significan que la OPEP está perdiendo cuota.

Este jueves, el barril tipo Brent del mar del Norte para entregas en mayo cerró en 65.12 dólares, en tanto, el WTI para entregas en abril subió 0.38% a 61.19 dólares.

La mezcla mexicana de exportación cerró con una ganancia de 19 centavos, para venderse en 54.65 dólares el barril.