La decisión del Banco Central Europeo (BCE) de recortar sus tasas de interés y reiniciar un programa de estímulo motivó el jueves una rápida reacción de la Casa Blanca, y el presidente Donald Trump dijo que el organismo está debilitando el valor de su moneda y “dañando a las exportaciones de Estados Unidos”.

“El Banco Central Europeo, actuando rápidamente, recorta las tasas 10 puntos básicos. Ellos tratan de, y lo están logrando, depreciar el euro contra un dólar muy fuerte, dañando las exportaciones de Estados Unidos (...) Y la Fed espera, espera y espera”, tuiteó Trump, media hora después del anuncio de política monetaria del BCE.

“¡A ellos les pagan por endeudarse, mientras que nosotros pagamos intereses!”, agregó.

La agresiva medida del BCE, que incluyó la reanudación de un programa de compra de bonos por 20,000 millones de euros al mes durante tiempo indefinido, aumentará la presión sobre la Reserva Federal para que recorte sus tasas de interés la próxima semana.

Pese a que el mercado esperaba que el BCE realizara un recorte de un cuarto de punto porcentual, la magnitud de la medida en Frankfurt aumenta las presiones bajistas sobre la inflación de Estados Unidos e influye en el tipo de cambio, lo que afecta el precio de las exportaciones estadounidenses, el tema destacado por Trump.

Luego de la decisión del BCE, el euro cayó a menos de 1.10 dólares y operaba cerca de su menor nivel frente al billete verde en más de dos años. En lo que va del 2019, se ha debilitado más de 4.6% frente a la moneda estadounidense.

El asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, dijo a Fox Business Network en una entrevista que el esperado recorte de las tasas de interés de la Fed en un cuarto de punto porcentual “no es suficiente” para impulsar el crecimiento de Estados Unidos.

“Hay que mirar lo que hicieron los europeos. Hay que igualar eso”, afirmó Navarro. “El mercado acaba de subir por la noticia del BCE, subió con fuerza por la noticia del BCE. La pregunta es: ¿qué hicieron los futuros de los fondos federales? ¿Subió la probabilidad de (un recorte de) 50 puntos básicos?”, sostuvo, refiriéndose a las tasas de interés.

Eso no ocurrió. Los inversionistas en contratos de futuros de tasas de interés asociados al objetivo de política de la Fed ven una probabilidad de casi 90% de un recorte de un cuarto de punto porcentual, seguida por una reducción similar en octubre.

Que la Fed baje la tasa

Trump aprovechó el anuncio del BCE de una batería de estímulos monetarios para reanimar la zona euro para volver a criticar a la Reserva Federal, que encabeza Jerome Powell, ante lo que considera como una inmovilidad ante la depreciación de otras monedas frente al dólar.

Apenas el miércoles, Trump acudió a Twitter para expresar su reclamación a la Fed, con un doble mensaje que cuestionaba de nuevo la estrategia de Jerome Powell al frente de la autoridad monetaria.

“La Reserva Federal debería llevar nuestra tasa de interés a cero, o menos”, consideró

Lo justificó diciendo que “en ese momento deberíamos empezar a refinanciar nuestra deuda”.

La reflexión de Trump no fue casual. China es el principal acreedor de EU. Pekín podría utilizar como arma de retorsión dejar de comprar deuda o desprenderse de ella.

El presidente, sin embargo, ya restó importancia a esta eventualidad diciendo que los intereses están tan bajos y que la economía podría soportarlo. Pero para ello necesita que la Fed le eche una mano.

“El costo de los intereses podría llevarse mucho más abajo”, comentó.

Según Trump, EU cuenta con una gran moneda, poder, buen balance y baja inflación.

“EU debería siempre pagar el interés más bajo”, dijo Trump al lamentar la “ingenuidad de Powell por no dejarnos hacer lo que hacen otros países”, agregó.

El presidente estadounidense retrasará dos semanas el último aumento de aranceles a la importación de productos chinos por 250 millones de dólares como “un gesto de buena voluntad”, según el mandatario, quien dijo que la medida la toma a petición del vice primer ministro chino, Liu He.

[email protected]