Muchos inversionistas aprovechan el comienzo del año para revisar su cartera de fondos y ajustarla a las expectativas de los mercados en el nuevo ejercicio. En general, los expertos coinciden en que la renta fija tiene bastante riesgo para el potencial de revalorización que ofrece, por lo que prefieren optar en muchos casos por fondos de retorno absoluto. En la parte de renta variable, las recomendaciones se centran en productos que invierten en las bolsas europeas.

Para José María Luna, director de Análisis y Estrategia de Inversión de Profim, la volatilidad va a estar presente tanto en los mercados de renta variable como en los de deuda durante los próximos meses, en un entorno de crecimiento económico lento, por lo que recomienda extremar la prudencia.

Luna destaca cuatro características que deben cumplir las carteras: Prudentes, diversificadas, flexibles y de gestión activa.

En una cartera de 30,000 euros, la firma de asesoramiento recomienda un 25% en un fondo monetario atractivo en comisiones, como el Renta 4 Monetario, "porque la liquidez es un activo más". Un 15% del patrimonio lo invertiría en el fondo de retorno absoluto Julius Baer Absolut Return Europe, más ligado a Bolsa que a bonos, "por la liquidez", con estrategia Market Neutral y riesgo moderado. El director de Análisis de Profim elige también el fondo de renta fija defensivo y flexible Cartesio X. "Está centrado en Europa, es de gestión activa y los gestores invierten su patrimonio en el fondo, con lo que se alinean con los intereses de los inversionistas", explica Luna. Por último, la apuesta por la renta variable (un 40%) la concentra en el GAM Star Continental European Equity, un fondo de renta variable paneuropea que excluye Reino Unido.

La cartera de 300,000 euros permite una mayor diversificación y desde Profim recomiendan incluir también fondos como el EDR Bond Allocation, de renta fija flexible que hace gestión activa en la curva de tipos. Además, la firma de asesoramiento patrimonial incluye tres fondos de retorno absoluto: el Old Mutual Global Equity Absolute Return A, con estrategia Market Neutral y divisa cubierta; el GAM Star European Alpha, con estrategia Long Short; y el Merrill Lynch Marshall & Wace Ucit Market Neutral Eur, clon de un famoso hedge fund con bastante ponderación en bolsa estadounidense.

En esta cartera para un perfil moderado, Luna destaca también dos fondos de renta variable flexible. El Oddo Proactif Europe es un fondo que solo tiene en su cartera liquidez y renta variable europea, mientras que el M&G Dynamic Allocation es más global. En cuanto a la renta variable, desde Profim proponen cuatro productos. Además del GAM Star Continental European Equity, incluido en la cartera de 30,000 euros, recomiendan el Groupama Avenir Euro, fondo de pequeñas y medianas compañías. El director de Análisis de Profim destaca también el Pioneer US Fundamental Growth A Eur ND, centrado en compañías de crecimiento como las tecnológicas y del sector salud, y el Robeco Global Consumer Trends Equit. D Eur, un producto centrado en el consumo con tres temáticas (marcas conocidas, consumo digital y consumo de países emergentes).

Desde Tressis, Amílcar Barrios, analista de la firma, basa su cartera para el inversionista moderado en dos tesis: "la escasez de rentabilidad en renta fija, que nos hace buscar productos menos tradicionales y la generación de rentabilidad a través de la renta variable, especialmente la europea".

Barrios propone para la cartera de 30,000 euros invertir en cuatro fondos a partes iguales. Con el Pimco Income "jugamos a favor de la subida de tipos en Estados Unidos mediante los bonos flotantes, además de apostar por otro tipo de estrategias como los títulos que ofrecen tipos reales positivos en Rusia o Australia". El M&G Dynamic Allocation permite adaptarse rápidamente al entorno de elevada flexibilidad gracias a su flexibilidad. Para aprovechar "la recuperación de Europa, la ganancia de competitividad de las exportaciones gracias al euro depreciado, el apoyo del BCE a los activos de riesgo a través del programa de compra de activos, los beneficios del petróleo barato en una región netamente importadora, y por las mejores valoraciones relativas de los índices europeos respecto a los de Estados Unidos", el analista de Tressis propone el fondo Henderson Euroland, que está orientado a todos esos factores. Y para diversificar la exposición regional recomienda el Robeco Global Premium.

Para una cartera de 300,000 euros, Tressis sugiere una mayor diversificación, con seis fondos más. En renta fija propone el BSF Fixed Income, un fondo global, con fuerte sesgo europeo, y como elemento intermedio en la escala de riesgo, el fondo de bonos convertibles Salar Fund. En renta variable, Barrios recomienda complementar la apuesta por la zona euro "con exposición a Paneuropa a través del Schroder European Opportunities, cuya cartera está fuertemente orientada al ciclo europeo, con más de la mitad del fondo en valores financieros, industria y consumo cíclico". Para la Bolsa de Estados Unidos, la propuesta es el Robeco US Large Cap para jugar la mejora de los márgenes de los bancos del país con más presencia en el mercado de crédito, así como la recuperación de la actividad, particularmente en lo referente al consumo. La cartera del Mirae Asia Sector Leader está centrada actualmente en los cambios en las pautas de consumo de la clase media asiática, especialmente en China e India, invirtiendo en compañías de aquellos países y no europeas cuyo mercado sea ese. Por último, un fondo de gestión alternativa de renta variable, el Old Mutual GEAR, con estrategia Market Neutral.

La cartera de Deutsche Bank responde a su visión favorable sobre los activos de renta variable a medio plazo. "Pese a la volatilidad, en un mundo de tipos cero, para poder obtener algo de rentabilidad hay que estar dispuesto a asumir riesgo. Y dentro de los activos de riesgo, la bolsa es hoy favorita, especialmente las de países desarrollados", explica Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank. En la entidad prevén que la Fed subirá los tipos de interés en dos ocasiones en 2016 y que el ciclo de subida será muy moderado. Esto implica que, también en Estados Unidos, "las rentabilidades que podemos obtener en renta fija son muy limitadas, sobre todo en los bonos públicos europeos". En cualquier caso, Duce considera que aún quedan oportunidades selectivas "concentradas en bonos corporativos europeos de alta calidad, bonos de la periferia y bonos a corto plazo en Estados Unidos".

Para la cartera de 30,000 euros, desde Deutsche Bank proponen una cartera de fondos mixtos flexibles. "Estos fondos tienen limitada la volatilidad y entran en renta variable de forma flexible, por lo que una combinación de los mismos nos parece la mejor alternativa", asegura la economista jefe del banco. En el caso de la cartera de 300,000 euros, los fondos van desde un fondo para gestionar la liquidez como el DWS Fondepósito Plus, hasta fondos de renta variable europea (Invesco Pan European Eqty-E), estadounidense (Fidelity Funds-America Fd-E) y japonesa (Schroder ISF Japanese Opportunities Acc Hdg).

[email protected]