Los primeros resultados trimestrales de Exxon Mobil tras una disputa al interior de su directorio superaron las estimaciones del mercado, ya que la empresa registró sus utilidades más altas en más de un año ante la recuperación de la demanda de petróleo, gas y productos químicos.

Los productores de petróleo están aprovechando la duplicación de los precios del crudo el trimestre pasado para reducir la deuda y aumentar los pagos a los accionistas, en lugar de gastar más para impulsar el bombeo.

Exxon dijo que se espera que su gasto de capital para 2021 se sitúe en el extremo inferior del rango pronosticado anteriormente de entre 16,000 millones de dólares y 19,000 millones de dólares.

El impulso positivo continuó durante el segundo trimestre en todos nuestros negocios a medida que la recuperación económica mundial mejoró la demanda de nuestros productos", dijo el presidente ejecutivo Darren Woods.

Se han mantenido los profundos recortes de costos emprendidos el año pasado cuando la pandemia de Covid-19 redujo drásticamente la demanda, lo que permitió que los aumentos de precios del crudo impulsen las ganancias.

La compañía dijo que había recortado más de 1,000 millones de dólares en costos en la primera mitad de 2021, además de las reducciones de 3,000 millones de dólares en 2020, y agregó que estaba en camino de lograr ahorros de costos totales por 6,000 millones de dólares hasta 2023 en relación con 2019.

Las ganancias de 1.10 dólares por acción superaron la estimación promedio de los analistas de 99 centavos por acción, según los datos de Refinitiv IBES. La compañía anticipó los resultados a fines de junio, lo que llevó a varios analistas a reducir sus proyecciones de ganancias.

La mejora de los resultados podría ayudar a calmar la insatisfacción de los inversores por el débil desempeño de la empresa. Las acciones, que han subido un 43% este año, después de hundirse durante la pandemia, subían alrededor de un 1% en las operaciones previas a la apertura.

En mayo, los accionistas expulsaron a tres directores de Exxon por una disputa sobre las estrategias de un fondo de cobertura.

Las ganancias de su negocio de productos químicos y plásticos aumentaron casi cinco veces con respecto al año anterior a 2,320 millones de dólares, a medida que los márgenes se expandieron y la demanda se recuperó.

La producción de petróleo y gas también lideró el camino en el trimestre con una ganancia operativa de 3,190 millones de dólares. La producción cayó un 2% a 3.6 millones de barriles equivalentes de petróleo por día durante el trimestre.

Sin embargo, el negocio de refinación y comercialización aún no se ha recuperado de la pandemia, con una pérdida de 227 millones de dólares.

La ganancia neta de la compañía para el segundo trimestre fue de 4,690 millones de dólares, o 1.10 dólares por acción, en comparación con una pérdida de 1,080 millones de dólares, o 26 centavos por acción, reportada un año atrás.