La geopolítica en este nuevo mundo está muy mal acomodada y la aplicación de la ley pañal en todas las naciones democráticas está siendo un reto aparte.

Si te preguntas a qué me refiero con la ley pañal, digamos que los políticos, al igual que los pañales, deben ser cambiados periódicamente por las mismas razones. Y en nuestra querida patria ya estamos en el juego de los dimes y diretes entre suspirantes políticos que están en contienda, algunos midiendo el agua, algunos otros siguen en ese eterno tema de defender un planteamiento político según su conveniencia, perdón... su visión de país.

Pero ese es un tema para diferir, y como no hay plazo que no llegue ni fecha que no se cumpla, a lo que en nuestros temas de opinión refiere diremos que esta compañía agrícola en Estados Unidos ya está en la recta final, y si no tenemos heladas tempranas en la franja de Iowa, Illinois e Indiana, estaremos declarando una campaña agrícola potente y generosa, una más que suma sobre lo abastecido y los precios agrícolas del momento en Chicago así lo muestran.

Estos mercados agrícolas bajistas son una complicación para el productor que vive de precio y olvida que su negocio es de márgenes, no de precios.

Lógicamente, todo aquel productor agrícola que mira márgenes y no sólo precios está en la escala de empresario agrícola y eso es un enfoque muy distinto, que sólo requiere aplicar administración de riesgos para que los precios no se le salgan de control, pero esa es otra historia; digamos de momento que la caída de precios a primera vista es alto beneficio para el comprador; sin embargo, y paradójicamente, los precios bajistas son un reto que evidencian al real sabedor de compra.

En sentido estricto, comprar en un mercado alcista es muy fácil, no hay cómo equivocarse, pues compras y siendo un mercado alcista, el precio subirá mañana haciéndote ver como un genio de las compras; sin embargo, comprar en un mercado bajista es un reto aparte porque comprar hoy implica que, en comparación con lo venidero, te estarás quedando caro; algo así como comprar en un mercado de curva a diferido invertida, y eso a la hora de buscar competitividad es complejo.

Piensa que, hipotéticamente, si tu competidor por buen oficio o por simple acción de ocio compra después que tú, quedará comprado más bajo que tú y eso tal vez le permitirá ser más competitivo y seguro lo verás intentando desplazarte en tu mercado de productos terminado, y esa es la acción a seguir.

Comprar en mercados bajistas es un arte y es por ello que en un mercado bajista, la demanda tiende a esperar hasta el último minuto antes de comprar, promoviendo más aún esa secuencia de precios bajos.

Lo anterior suena muy bien, pero ahora la interrogante es saber qué tanto durarán estos mercados bajando, y qué podría desencadenar una vuelta en esta tendencia de precios, ambas cuestiones son para gente de mas visión que yo, lógicamente; piensa que si alguien supiera descifrar lo anterior en tiempo y forma, no te compartiría ese conocimiento, y por ello sólo me queda decirte, para terminar esta participación, qué granos y oleaginosas en el mundo de momento hay para surtirle la tienda a quien sea en donde sea.

Brasil levantó mas de 100 millones de toneladas de maíz, y según las cuentas que hacemos, terminará el 2017 con más de 10 millones de ton de soya; eso compáralo con 4 millones, que fue la marca que dejó en inventarios el ánimo anterior y eso te da una idea.

Argentina aún tiene que comercializar más de 30 millones de ton de soya, y un tanto grande de maíz, así que eso lo encimamos en lo que brevemente será labor de cosecha nueva en EU.

Te sentirás cómodamente siguiendo la evolución de un mercado agrícola bajista, y así será hasta que deje de serlo, nada dura para siempre, y en breve seguramente podré estarte explicando todo eso que hizo que cambiara el mercado, cosa que no te puedo adelantar ahora.

Estos son tiempos de abasto fácil, en breve tendremos que ver cómo el inventario existente y el inventario disponible hacen la puja de precios, recuerda que hay productores agrícolas que tienen capacidad de almacenar y prefieren no vender antes de cerrar a pérdida, con lo cual hay que jugar fino, y hay que hacer más administración de riesgos, pues estos mercados no son fáciles en absoluto, pero sí muy divertidos.

Y tú, si no te estás divirtiendo, ¿será porque no estás en buenas manos?

Ánimo A8A

*[email protected]