Kuwait quiere que un acuerdo global de reducción de la producción petrolera se extienda más allá de junio con el fin de darle equilibrio al mercado y llevar los precios del crudo a un nivel aceptable, dijo el lunes el ministro de Petróleo kuwaití.

La OPEP y exportadores petroleros fuera del grupo acordaron el año pasado recortes conjuntos a su bombeo por casi 1.8 millones de bpd, pacto efectivo hasta el cierre del primer semestre de este año.

Kuwait apoya que se extienda el pacto más allá de junio (...) porque acelerará el proceso de equilibrio del mercado y contribuirá a que los precios lleguen a niveles aceptables para las naciones productoras y para la industria en general , dijo Essam al-Marzouq, según declaraciones recogidas por la agencia estatal de noticias KUNA.

Marzouq afirmó que las estadísticas preliminares eran muy positivas y que mostraban que en febrero el cumplimiento del acuerdo había subido a 95% desde 91 por ciento.

En duda, viabilidad

La recuperación de la producción de petróleo en Estados Unidos podría disuadir a productores de la OPEP y fuera del grupo de extender los recortes al bombeo más allá de junio y llevar a una nueva guerra de precios, refirió el lunes la petrolera más grande de Rusia.

La producción de esquisto en Estados Unidos había disminuido ante el desplome de los precios del crudo desde más de 100 dólares por barril en el 2014 a menos de 30 dólares el barril en 2015, lo que hizo menos rentable a los costosos procesos de fractura hidráulica.

Un acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) con Rusia y otros productores para reducir el bombeo en 1.8 millones de barriles por día (bpd) durante seis meses a partir del 1 de enero impulsó los precios, pero también alentó a las empresas estadounidenses a aumentar los suministros.

Se hizo evidente que la producción de esquisto en Estados Unidos se ha convertido y seguirá siendo un nuevo regulador de los precios globales del petróleo por el futuro previsible , afirmó Rosneft en una respuesta por escrito a Reuters.

Existen riesgos significativos de que el acuerdo (liderado por la OPEP) no sea extendido, en parte debido a los principales participantes, pero también debido a las dinámicas de producción en Estados Unidos, que no querrá unirse a acuerdo alguno en el futuro previsible , añadió.

Rusia aceptó unirse a los recortes de suministro de la OPEP a fines del año pasado, pese a la oposición inicial del jefe de Rosneft, Igor Sechin, uno de los aliados más cercanos del presidente Vladimir Putin.

Moscú aún no ha cumplido con sus promesas de recortes, mientras que Arabia Saudita redujo su producción a niveles mucho más bajos a los que se comprometió, compensando un cumplimiento más débil por parte de otros miembros de la OPEP.

Rosneft dijo que el único camino viable para equilibrar al mercado era que todos los productores limiten el suministro, pero reconoció que eso no sucederá porque éstos no se unirán a un pacto de ese tipo, pues la ley estadounidense se los impide.

La semana pasada funcionarios de energía saudíes dijeron a las principales firmas petroleras independientes de EU que no asumieran que la OPEP extendería los recortes para compensar el aumento en la producción de los campos de esquisto.