Kering registró un fuerte crecimiento en 2018 gracias a sus ventas en China y a su marca Gucci, cuya rentabilidad se acerca al 40%, indicó este martes el grupo francés de lujo.

"2018 fue un año excelente para Kering y sus marcas. Una vez más logramos resultados muy superiores a los de nuestro sector", dijo el director François-Henri Pinault en un comunicado publicado el martes, subrayando "un buen contexto mundial pero cada vez más complejo".

El año pasado, en el que el grupo decidió deshacerse de la marca Puma, las ventas alcanzaron 13,660 millones de euros, un 26.3% más.

Esa cifra no incluye los resultados de Puma ni los de las marcas Stella McCartney, Volcom y Christopher Kane, que Kering vendió al principio del ejercicio.

El beneficio neto se estableció en 2,800 millones de euros, un aumento del 49.3%, conforme a las cifras reunidas por las agencias FactSet y Bloomberg.

En su comunicado Kering indica que el resultado neto de sus "actividades abandonadas" fue de 1,090 millones de euros, un resultado que incluye principalmente "la plusválua tras la pérdida de control de Puma".

El grupo anunció hace más de un año su intención de deshacerse de esta marca que compró en 2007.

Los resultados de Kering continúan beneficiándose sobre todo de los buenos resultados de Gucci, su marca estrella, que superó los 8,000 millones de ventas anuales y alcanzó una rentabilidad récord de 39.5 por ciento.

erp