Fibra Educa (Educa), el primer y único fideicomiso de inversión en bienes raíces del sector educativo en México, informó que los ingresos totales por arrendamiento y los ingresos netos operativos (NOI) cerraron el tercer trimestre del año con alzas de doble dígito respecto al mismo lapso del 2019.  

Los ingresos por arrendamiento ascendieron a 750.2 millones de pesos entre julio a septiembre pasado, lo que significó un aumento del 22.48% en comparación con iguales meses del 2019. 

En tanto el NOI creció 19.54%, a 645.6 millones de pesos y los fondos de operación (FFO) mostraron un avance de 2.21%, a 638.6 millones de pesos, en el periodo de referencia.   

Por el lado de la utilidad neta se reflejó una caída marginal de 0.60%, para alcanzar los 638.6 millones de pesos.  

En el reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se detalló que entre enero a de septiembre de 2020, Fibra Educa ha pagado tres distribuciones en efectivo, por un total de 1,930.6 millones de pesos.  

El pago correspondiente al tercer trimestre se acordó por el Comité Técnico por 683 millones 757 pesos, equivalente a 0.557089 pesos por CBFI, mayor en un 9.42%, respecto a igual lapso del 2019.  

Jorge Nacer Gobera, presidente del Comité Técnico de Fibra Educa y del periódico El Economista, expresó en el reporte que “la estrategia financiera, operativa y legal que ha seguido el Fideicomiso durante la pandemia del SARS-CoV-2, le ha permitido hacer frente exitosamente a la situación económica adversa que atraviesa nuestro país, permitiéndonos mantener resultados superiores a los obtenidos en el tercer trimestre de 2019”.  

En este sentido dijo que “el resultado de AFFO (Fondos Generados por la Operación Ajustados), que fue superior al del tercer trimestre del 2019 por 58.919 millones de pesos o 9.43% mayor, lo que ha permitido incrementar en la misma proporción el reparto por certificado bursátil fiduciario inmobiliario (CBFI), en beneficios de los tenedores”.  

Subrayó que hasta el cierre del tercer trimestre del año, Fibra Educa ha cobrado todos los ingresos por arrendamiento devengados; además, no concedió descuentos ni acuerdos especiales sobre las rentas pactadas en sus contratos de arrendamiento, dada la solidez financiera de sus inquilinos.   

De acuerdo con la experiencia de los inquilinos, en las crisis económicas “la matrícula se ha visto beneficiada porque los servicios educativos que ofrecen son de bajo costo por lo que suelen ser una buena alternativa para estudiantes que no pueden continuar pagando colegiaturas de alto costo, lo que beneficia a su negocio garantizando el cumplimiento del pago oportuno de los arrendamientos”.  

Por lo que el documento destaca que en caso de que la contingencia se prolongue, por un periodo razonable adicional, los arrendatarios cuentan con los recursos suficientes para mantener sus obligaciones de pago de rentas con Fibra Educa.