Los analistas se preguntan cómo es posible que una empresa como Ford Motor Company tenga 37,000 millones de dólares en efectivo y en bienes en su hoja de balance y todavía esté corto de dinero.

CNBC publicó ayer en su sitio que pese a que el fabricante estadounidense de autos se encuentra entre las 10 empresas de Estados Unidos con la mayor cantidad de efectivo; analistas de bonos y acciones dicen que Ford se enfrenta a muchos retos, que necesita ahorrar hasta el último centavo.

Los retos más inmediatos son el anuncio de una estructura multianual, principalmente en sus mercados de Europa y Sudamérica, que tendrá un costo de 7,000 millones de dólares, según el analista de bonos de Moody’s Investor Service, Bruce Clark. 

Otro reto al que se enfrenta la compañía es la modernización de sus automóviles y una inversión estimada en 11,500 millones de dólares para poder competir en el negocio de vehículos eléctricos en el que piensa competir con su Mustang Mach E crossover, anunciado el domingo pasado.

Al mismo tiempo, Ford está fabricando automóviles más costosos como su SUV Explore, mientras elimina de manera gradual sus sedanes más baratos, que ya no emocionan a los consumidores, especialmente en Estados Unidos. De hecho, la compañía está en proceso de sustituir 75% de su línea en Norteamérica para finales del 2020.

Adelantarse a la recesión

“La industria automotriz es despiadadamente cíclica”, dijo Clark. “En una recesión puedes quemar el efectivo rápidamente, pues gastas dinero porque no sabes cuándo acabará el mal tiempo”.

“Esperamos más contratiempos de los que pensábamos en este cuarto trimestre”, dijo el presidente ejecutivo de Ford, James Hackett, durante la conferencia con analistas para discutir los resultados de su tercer trimestre.

En los últimos 12 meses, las acciones de Ford han caído más de 3%contra el rendimiento de 18% del S&P 500.

“Hemos disminuido nuestra guía para el flujo operativo (EBITDA) entre 6,500 y 7,000 millones de dólares”, dijo Hackett. “Por supuesto, estamos decepcionados por esto. Pero tenemos confianza que estamos poniendo las bases para tener una mejora sustancial en rentabilidad y flujo de efectivo en el futuro”.

Moody’s recortó la calificación para Ford a “Ba1”, la nota más alta para bonos basura, el 19 de septiembre de este año, pues encontró que la deuda de la armadora tiene lo que calificó como “elementos especulativos”.

“La calificación ‘Ba1’ refleja los importantes retos operativos y de mercado a los que se enfrenta Ford, y a los débiles ingresos y generación de flujo de efectivo, al tiempo en que la emisora se enfrenta a una reestructuración costosa”, escribió Clark en su reporte de baja de calificación. En junio, Ford anunció que despediría a 12,000 empleados en Europa para el 2020, al tiempo que prepara la venta o cierre de seis de sus 24 plantas en ese continente.

A principios de este año la compañía anunció el cierre de su fábrica más antigua en Brasil y la salida de su negocio de camiones comerciales pesados en Sudamérica.

[email protected]