El fabricante italiano de automóviles de lujo Ferrari duplicó sus ingresos en el segundo trimestre del año, por lo que alcanzó y superó los niveles de antes de la pandemia de coronavirus.

La marca registró un beneficio neto de 206 millones de euros (unos 244 millones de dólares), muy por encima de los 9 millones de euros (casi 11 millones de dólares) registrados el año anterior, en plena pandemia.

El resultado, publicado este lunes, supera ligeramente las estimaciones de los analistas fijadas por Factset.

Ferrari entregó en total 2,685 automóviles en todo el mundo entre abril y junio, un 93% más en comparación con el mismo período de 2020 y un 0.5% más en comparación con 2019, antes de la pandemia.

Nuestra agenda de pedidos batió el récord en junio, nunca ha sido tan sólida", reconoció el presidente de Ferrari, John Elkann, en una conferencia con analistas.

El grupo registró un aumento de su facturación de un 81 por ciento.

"Este excelente segundo trimestre del año confirma la fortaleza de Ferrari y su incomparable modelo económico", comentó Elkann.

Para el conjunto de 2021, el fabricante ha revisado al alza sus objetivos, a 450 millones de euros (534 millones de dólares) frente a los 350 millones de antes (415 millones de dólares).

En 2020, Ferrari entregó 9,199 automóviles en todo el mundo, un 10% menos debido a la suspensión temporal de la producción debido a la pandemia de coronavirus.

En la primera mitad de 2021, la marca ganó "nuevos clientes, que representan el 60% de los pedidos de nuevos modelos" y la edad promedio de los compradores disminuyó, explicó Elkann.

Europa-Oriente Medio-África sigue siendo el principal mercado de Ferrari, con 1,337 vehículos entregados en el segundo trimestre, un 89% más.

Las entregas aumentaron también de un 70% en el continente americano y se sextuplicaron en la región China-Hong Kong-Taiwán.