Los inversionistas enfrentan una semana repleta de eventos que podrían quitar aire a los mercados, desde posibles señales de un mayor ajuste monetario por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos hasta las elecciones en Holanda, donde muchos operadores financieros temen un resurgimiento populista.

La expectativa de que la Fed elevará el costo del dinero tras su reunión del miércoles se afianzó con los últimos datos sólidos del empleo estadounidense. Los operadores estarán muy atentos para saber si el organismo indica que aplicará más alzas de tasas de las tres esperadas hasta ahora.

"El avance (de la bolsa) debería ser limitado porque ya subió un 15%(desde un mínimo de junio de 2016) y además la Fed con toda probabilidad elevará las tasas el miércoles", dijo Phil Orlando, jefe de estrategia de acciones de Federated Investors en Nueva York.

El mismo día serán las elecciones parlamentarias en Holanda, que también podrían actuar como un freno para los mercados en caso de que confirmen un nuevo avance del nacionalismo del partido de Geert Wilders, que está en favor de cerrar mezquitas y prohibir el Corán.

Las posibles victorias de candidatos antisistema en elecciones nacionales en Francia, Holanda y Alemania, además de un aumento global del proteccionismo, suponen las principales amenazas para la economía de la zona euro, según la mayoría de los economistas consultados por Reuters en febrero.

Las preocupaciones sobre la posible aplicación de barreras comerciales serias por parte de la administración del presidente estadounidense Donald Trump sobrevolarán un encuentro del Grupo de los 20 países desarrollados y en vías de desarrollo (G20) que se celebra en la ciudad alemana de Baden Baden.

El borrador del comunicado que presentarán los líderes financieros del mundo al final de la reunión, un texto al que tuvo acceso Reuters, ya no rechazará de manera explícita el proteccionismo o las devaluaciones competitivas. Solo prometería mantener "un sistema comercial internacional abierto y justo".

Además, la semana entrante incluye las decisiones de política monetaria del Banco de Japón (BoJ), el Banco de Inglaterra (BoE) y el Banco Nacional de Suiza. Entre los datos económicos globales, el principal será el índice de precios al consumidor (IPC) de Estados Unidos del mes pasado.

estrategias@eleconomista.mx