Milán - Italia pagó este viernes menos de 2% para vender letras a seis meses, debido a que una sólida demanda por su deuda a corto plazo llevó los costos del endeudamiento a niveles no vistos desde antes de que el país fuera arrastrado al centro de la crisis de deuda de la zona euro, a principios de julio.

Italia colocó 11,000 millones de euros en letras tras sortear con éxito una venta de bonos de corto plazo el día anterior, lo que elevó el ánimo del mercado antes de una esperada subasta de deuda de largo plazo el lunes.

La confianza del mercado hacia Italia, cuyo tamaño significa que podría amenazar a toda la zona euro si su deuda se sale de control, se ha tornado más positiva por estos días.

Los casi 500,000 millones de euros que el Banco Central Europeo inyectó a los bancos de la región y las señales de que el nuevo gobierno italiano está controlando su gasto, han ayudado a sacar al país del borde del abismo.

En la subasta del viernes, los rendimientos de la deuda italiana a seis meses cayeron a 1.97%, bien por debajo del nivel de una subasta de hace un mes de 3.25% y muy lejos del máximo de la era euro de 6.5% que Italia pagó en noviembre para vender papeles a seis meses, en lo peor de la crisis.

"La subasta estuvo bien, confirma la tendencia hacia una clara baja en los rendimientos en el extremo más corto de la curva", dijo Chiara Manenti, analista de Intesa Sanpaolo.

Los rendimientos de la deuda italiana a 10 años cayeron por debajo de 6% tras la venta de letras.

A pesar que analistas advierten que es muy temprano como para decir que Italia ha dado un vuelco, el mejorado clima parece que va a ayudar a la venta del lunes de hasta 8,000 millones de euros, que incluye deuda con vencimiento a 5 y 10 años.

Estos bonos a mayor plazo se han rezagado frente al alza que ha registrado la deuda a más corto plazo, impulsada por una inyección de 490,000 millones de euros en préstamos baratos a tres años del BCE en diciembre.

Analistas dicen que estos fondos han fortalecido la demanda de bancos locales por bonos gubernamentales italianos y españoles, que pueden usarse como garantía para obtener préstamos del BCE.

Italia ha dicho que tiene planes de aprovechar la mejor demanda por deuda a corto plazo en la primera parte del año, para poder cumplir con una difícil meta de financiación bruta de 450,000 millones de euros en el 2012.

Sólo entre febrero y abril, Italia enfrenta un vencimiento de bonos de cerca de 90,000 millones de euros.

ros