El precio de bitcoin, la primera y principal criptomoneda, ha sufrido una fuerte corrección desde su máximo histórico de alrededor de 64,300 dólares. Con un nivel de 40,159 dólares este jueves, al cierre de esta nota, quienes compraron en el techo desperdiciaron algo más de 24,100 dólares por unidad (37.54 por ciento).

El punto mínimo que alcanzó la criptodivisa en este periodo fue de 35,198.4 dólares cada unidad, el miércoles por la madrugada de acuerdo con Bitfinex. En ese momento despertó una ola de compras de oportunidad que llevó el precio a un máximo de 41,827 dólares, en una subida de 6,628.6 dólares o 18.83 por ciento.

Si bien la volatilidad es una de las características más mencionadas entre los analistas de criptomonedas, llama la atención que tal fuerte repunte se presentó en un solo día. Suele suceder que estos movimientos en los mercados financieros también tengan otro motivo atribuible, y en este caso se trató de Elon Musk.

¿Por qué no continuó la caída?

Es cierto que el precio de la criptomoneda acumulaba una pérdida importante que muchos pudieron considerar atractiva, pero el factor no habría tenido fuerza suficiente para detener la destrucción de valor. En cambio, Elon Musk ha demostrado en ocasiones anteriores que cuenta con seguidores suficientes para hacerlo.

Una vez más, el fundador de compañías como Tesla Inc y Space X, incidió en los precios de las criptomonedas con sus mensajes a través de la red social Twitter. El millonario, que anteriormente escribió comentarios en contra del bitcoin y contribuyó al fuerte retroceso, publicó un par de mensajes sobre criptodivisas.

La caída de bitcoin comenzó cuando Elon Musk dio a conocer que Tesla no aceptaría más bitcoin como método de pago, debido a su supuesta preocupación por las afectaciones en el medio ambiente que provoca la actividad de minado. Sin embargo, enfatizó que la firma de autos eléctricos no piensa vender posiciones.

Cabe recordar que Tesla Inc es, al menos por ahora, la segunda mayor tenedora de bitcoin, sólo detrás de MicroStrategy, empresa que ofrece software de datos. A fin de cuentas, esta criptomoneda aún mantiene una ganancia de más de 11,200 dólares por unidad en el año o 39% desde 28,900 dólares al cierre de 2020.

Musk no es el problema

En una entrevista con la CNN, el experto en criptomonedas William Quigley, el director ejecutivo de Magnetic calificó como un riesgo las fluctuaciones que puede provocar con sólo un mensaje el director de Tesla, a quien calificó como alguien que no sabe nada de criptomonedas y debería ser ignorado.

Pero Musk no ha sido el único capaz de golpear al bitcoin. Las prohibiciones de países también se han convertido en un factor en contra de las criptomonedas. El más reciente anuncio lo realizó China (antes uno de sus mercado más importantes), pero países como Turquía ya habían golpeado su precio.

De acuerdo con Bybt, plataforma de información de trading en criptomonedas, cerca de 775,000 traders fueron liquidados de sus posiciones en criptomonedas el miércoles. Las liquidaciones ocurridas representan un total aproximado de 8.6 billones de dólares, ejemplo claro de un mercado muy influenciable.

Es importante recordar que bitcoin no nació como inversión, sino como método de pago descentralizado y fuerte, como un activo que permitiría a sus usuarios comprar y vender con libertad sin temor a la acción de bancos centrales o incluso a la inflación. Pero ahora basta una persona para afectar el precio.

La dificultad de valuación

De acuerdo con Octavio Pacheco, analista y experto en criptomonedas, el problema que enfrenta bitcoin se relaciona con lo relativamente nuevo de su mercado. “Es fácil valuar una moneda con la referencia del dólar y los indicadores del país o una empresa con sus múltiplos, ¿pero una criptomoneda?”, indicó.

Por ahora, afirma, existe un gran número de propuestas para hacerlo, pero sin respuesta concreta aceptada por académicos, los inversionistas se cargan del lado de las carteras. El mercado entra así en una dinámica que no le favorece a los pequeños inversionistas y que enriquece a “ballenas” como la de Musk.

“Por ahora la propuesta más aceptada es la de valuar bitcoin en función del gasto que se requiere de energía para su minado. Tiene sentido puesto que incluso en empresas de los sectores que implican consumo energético, como el automotriz, eso es necesario”, dijo el experto e inversionista de criptos.

Actualmente la minería de bitcoin consume más energía que varios países como Nueva Zelanda y aunque esto parezca estar por encima del precio por unidad, Pacheco dice que 40,000 es un precio bajo si se considera que cada 15 minutos se minan 6.25 bitcoins que mineros deben vender para solventar gastos.

El ideal del método de pago

“El problema para emplear bitcoin como método de pago es la fluctuación. La teoría económica nos dice que una moneda debe ser una unidad estable que permita realizar transacciones. Si la divisa hoy fluctúa de esta manera no se pueden fijar precios en el mediano plazo para compras”, dijo Pacheco. 

Si una persona vende dulces en unidades mínimas de bitcoin (Satoshis) y el precio sube como lo hizo este jueves, habrá hecho una gran inversión. Pero si vende su casa y Musk escribe contra la criptomoneda, mejor habría sido quedarse con el activo real. Se trata de una cuestión importante por resolver.

“Esto sucede porque refrigeradores, automóviles e inmuebles se siguen valorando en función del dólar. Para que el mercado se regule de una manera más exacta se requiere primero pasar el sistema a una valoración en función del bitcoin. Pero para eso todavía tendremos que esperar”, dijo Pacheco.

jose.rivera@eleconomista.mx