Los precios del petróleo subieron cerca de 2% el miércoles, luego de que Arabia Saudita indicó que reduciría sus exportaciones de crudo y que recortaría su producción incluso más de lo que prometió, pero el aumento de los inventarios en Estados Unidos frenó las ganancias de la jornada.

Las existencias de crudo en Estados Unidos aumentaron la semana pasada a su mayor nivel desde noviembre del 2017 después de que las refinerías redujeron sus operaciones a sus mínimos desde octubre del mismo año, expuso la Administración de Información de Energía (EIA).

El incremento se produjo pese a la caída de las importaciones netas, que bajaron a su menor nivel en los registros, ya que la producción local de crudo se mantuvo en niveles máximos por quinta semana consecutiva.

Los futuros del crudo Brent escalaron 1.19 dólares, o 1.91%, a 63.61 dólares por barril. El referencial mundial alcanzó un máximo de sesión de 63.98 dólares, pero cedió algo de su avance tras los datos de la EIA.

Mientras que el West Texas Intermediate subió 80 centavos, o 1.51%, a 53.90 dólares el barril.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo informó el martes que disminuyó su producción en casi 800,000 barriles por día en enero, a 30.81 millones de bpd, bajo un acuerdo mundial de recortes al bombeo.

La mayor parte de esa reducción es gracias a Arabia Saudita. El martes, el ministro de Energía saudí, Khalid al Falih, dijo que el reino planea producir cerca de 9.8 millones de barriles de petróleo por día en marzo, lo que implica un recorte más profundo de lo comprometido.

Las restricciones de Estados Unidos sobre el sector energético de Venezuela deberían quitar unos 330,000 bpd de abastecimiento este año, según Goldman Sachs.

La mezcla mexicana de exportación se vendió en 56.58 dólares por barril, equivalente a un alza de 2.07% , o 1.15 dólares, según Petróleos Mexicanos.

La gasolina en Estados Unidos se vendió en 1.4651 dólares por galón,  un crecimiento de 2.66% contra el cierre previo.