Sucursales bancarias de la Ciudad de México vendieron el dólar libre hasta en 20.92 pesos, 12 centavos menos respecto al cierre del pasado viernes, y lo compraron en un precio mínimo de 19.40 pesos.

A su vez, el Banco de México (Banxico) fijó en 20.6968 pesos el tipo de cambio para solventar obligaciones denominadas en moneda extranjera pagaderas en la República Mexicana.

El tipo de cambio podría fluctuar esta semana entre 20.50 y 21.15 pesos por dólar, debido a que continuarán las presiones sobre la moneda mexicana, estimó CI Banco.

En su reporte semanal, precisó que la cercanía de la votación presidencial, las dudas sobre las economías emergentes, la fortaleza generalizada del dólar y las tensiones comerciales globales seguirán jugando en contra del peso mexicano, por lo que la presión sobre la moneda se podría intensificar.

La institución financiera señaló que en el corto plazo, el peso estará muy sensible a las noticias del exterior, reaccionando respecto a la relación comercial entre China y Estados Unidos y la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) del próximo viernes.

Destacó que se espera que en dicha reunión se anuncien alzas en la producción petrolera, que afecten negativamente al precio del crudo y a la moneda mexicana.

Por otro lado, el peso podría verse temporalmente favorecido en la semana ante la expectativa de una posible intervención del Banco de México (Banxico) en el mercado cambiario mexicano, con un aumento en la tasa de fondeo o directamente con venta de dólares en el mercado spot, o a través de incrementar el monto de sus coberturas cambiarias.

CI Banco consideró que una posible acción por parte del banco central tendría impacto de corto alcance, tanto en duración como en magnitud.

En el mercado primario, la tasa de los  Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes) a 28 días podría registrar un alza o mantenerse sin cambios; en tanto, el rendimiento para los bonos de 10 años en el mercado secundario podría moverse entre 7.95 y 8.10%, estimó.